Archive for the ‘Críticas de Cine’ Category

h1

‘Barbarella’ (1968): líneas sensuales y fotogramas con olor a rancio.

12 noviembre 2011

[Artículo escrito en exclusiva para el número 3 de la revista on-line Planetas Prohibidos, que podéis descargar clickando AQUÍ, o leer on-line clickando AQUÍ.]

 por Atreus.

Cuando Jean-Claude Forest creó en 1962 al personaje de Barbarella, es posible que tan sólo pretendiera entretener al mayor número posible de lectores de cómics mediante simples “aventuras por la aventura” y, de paso, endurecer la afición (y no sólo la afición) del público masculino por medio de unos sagaces toques de erotismo que, si bien hoy se nos pueden antojar muy inocentes y “soft”, en su tiempo eran de mayor envergadura (con perdón) y tuvieron que sortear en alguna que otra ocasión los zarpazos de la censura.

Esta serie de historias en formato de tebeo nos narra las aventuras siderales y carnales de Barbarella, una aventurera espacial creada a imagen y semejanza del mito erótico Brigitte Bardot, dotada, como diría el bueno de Eduard Punset, de unas proporciones de simetría perfectamente equilibrada, o como diría cualquiera de nosotros, “tan buena como para mojar pan”. A lo largo del primer bloque de historietas que Forest gestó en la década de los sesenta y los otros tres volúmenes que completó entre los setenta y ochenta, nuestra protagonista de ligeras y apretadas ropas viaja a multitud de planetas, conoce a los personajes más estrafalarios, se enfrenta a multitud de peligros con su atractiva inocencia, y hace el amor cada vez que las ocasiones son propicias. Pero en aquellos primeros tiempos, fuera de las páginas de los tebeos y lejos de sus mundos imaginarios, había un mundo atravesando, al menos en lo que conocemos como “occidente”, un dilatado y traumático período de revoluciones sociales y artísticas de los que Barbarella es, en cierto modo, una pequeña causa y también una consecuencia.

Read the rest of this entry ?

Anuncios
h1

Viendo… ‘Las Aventuras de Tintín: El secreto del Unicornio‘ (2011), de Steven Spielberg.

1 noviembre 2011

Así sí, Spielberg… ASÍ, SÍ.

por Zinho.

Hubo una época en la que los directores de cine de aventuras pretendían y lograban realizar historias entretenidas que veías con palomitas y Coca-cola, sin ningún prejuicio y dispuesto a disfrutar. Pero esos directores creaban esas historias con ritmo, pasión, calidad, comprometiendo a la película a convertirse en un clásico más allá de su intención inicial. Hoy en día, la sola idea de que algo así ocurra en una pantalla de cine y no salgamos pensando que la aventura ha sido la del productor para lograr sacarnos el dinero parece imposible.

Las Aventuras de Tintín: El secreto del Unicornio (a partir de ahora, Tintín) es un verdadero tiro de peli. Cuando comienzan los excelentes créditos de inicio el espectador se ve sometido a una montaña rusa con efectos imposibles que finaliza al encenderse las luces de la sala.

Y todo dentro del paradigma del cine de aventuras de toda la vida, aquel que sabe tomarse su tiempo entre hostia y hostia con momentos igualmente divertidos. Decir que Tintín es la película de aventuras que llevamos años esperando los verdaderos amantes del cine de aventuras es decir poco.

Seguimos tras el salto. Si no habéis ido ya a verla, que estáis tardando:

Read the rest of this entry ?

h1

Viendo… ‘Solaris’ (‘Solyaris’; 1972), de Andrei Tarkovsky.

8 octubre 2009

por Atreus.

[Reseña publicada originalmente en la web PASADIZO. ¡Clickad AQUÍ para leerla allí!]

PhotobucketEl planeta Solaris ha sido durante años el mayor enigma a que se ha enfrentado la ciencia a lo largo de su historia. Kris Kelvin, un psicólogo, es enviado a la estación espacial que orbita dicho planeta con el propósito de investigar unos extraños sucesos acontecidos entre su tripulación y, una vez a bordo, acabará enfrentándose a un misterio proveniente de unos territorios más inexplorados que el mismísimo Cosmos: la materialización de sus propios fantasmas interiores.

Basada en la magistral novela de 1961 del polaco Stanislaw Lem, se trata de una historia a la que el cine ya se ha acercado en tres ocasiones. La primera de todas ellas en 1968 por un directo soviético llamado Boris Nirenburg, siendo un producto en blanco y negro para la televisión rusa del que pocos datos consiguieron salir de las férreas fronteras culturales de su país, a excepción de algunos fragmentos publicados recientemente en Internet. La segunda, en 2002, dirigida por Steven Soderbergh y protagonizada por George Clooney. Sin embargo, la presente adaptación es la más celebrada de todas ellas, hoy en día convertida en un clásico de la ciencia ficción que, en su tiempo, en plena guerra fría, fue tontamente considerado como un contraataque soviético frente al éxito americano de 2001: una odisea del espacio (2001: A Space Odyssey, 1968), una película con la que comparte más bien escasos parecidos, principalmente debido a que, como dice el tópico, la de Kubrick mira al Cosmos, mientras que la de Tarkovsky dirige su mirada al interior del Hombre.

Read the rest of this entry ?

h1

Viendo… ‘Terciopelo Azul’ (‘Blue Velvet’; 1986), de David Lynch.

8 septiembre 2009

Fisgoneando tras el telón del Sueño Americano.

por Atreus.

PhotobucketAl son de la sugerente canción Blue Velvet de Bobby Vinton, David Lynch abre su película con una presentación de la imaginaria (en todos los sentidos de la palabra) ciudad de Lumberton, a través de diversos planos idílicos que rezuman paz y felicidad. El cielo luce azul, la gente saluda sonriente, los jardincitos se muestran paradisíacos, y el color de las flores contrasta con el blanco nuclear de las vallas. Todo parece perfecto y tranquilo. Pero cuando un hombre que hasta ese momento regaba su jardín sufre un infarto, cuando la enfermedad hace un abrupto acto de presencia en ese entorno de ensueño, la cámara se adentra en la tierra, por debajo del impoluto césped, y nos muestra la podredumbre malsana y asquerosa que se retuerce bajo ese mundo.

Apenas en esos dos o tres primeros minutos, Lynch nos resume de la mejor forma posible el que será uno de los grandes temas recurrentes de su universo particular. El cineasta, que a partir de esta gran obra utilizará el cine para explorar sus propias ideas acerca de las máscaras y de los opuestos, de las interpenetraciones entre la realidad y la irrealidad, la luz y la oscuridad, el mal y el bien y los sueños y la vigilia, nos muestra en Tercipelo Azul su particular visión de la América profunda, un mundo idílico construido en base a un determinado ideal, que se estremece cuando es confrontado con su opuesto, la realidad oculta. Ese ideal, que todos conocemos mediante la acertada expresión “Sueño Americano”, es el mundo en que viven los protagonistas de esta historia, interpretados por dos actores recurrentes en la filmografía del director: Kyle Maclachlan, tras debutar en Dune (1984) y antes de hacerse mundialmente famoso con su papelazo de agente Cooper en Twin Peaks (1990); y Laura Dern, que repetiría con Lynch en Corazón Salvaje (1990) y recientemente en ese rayadón psicotrópico titulado Inland Empire (2006)…

Read the rest of this entry ?

h1

Viendo… ‘La Novia de Frankenstein’ (‘The Bride Of Frankenstein’; 1935), de James Whale.

16 julio 2009

To a new world… of gods and monsters!

por Atreus.

PhotobucketLa Criatura de Frankenstein, uno de los iconos más importantes de la literatura y el cine universales, y figura central de películas como esta absoluta genialidad, nació en la mente de Mary Wollstonecraft Godwin, posteriormente Mary Shelley, durante un sueño que tuvo una noche de 1816.

La historia es bastante conocida: ella, su futuro marido Percy Shelley y el médico y escritor J. W. Polidori entre otros eran los ilustres invitados de Lord Byron en la Villa Diodati, a orillas del Lago de Ginebra en Suiza. Debido a la erupción del volcán Tambora, en Indonesia, ese fue “el año que no tuvo verano”, y las continuas tormentas veraniegas les obligaron a permanecer diversos días recluidos en el interior de la casa, compartiendo la lectura de diversas obras de la literatura gótica alemana al calor del fuego. Una noche, el excéntrico Lord Byron propuso que cada uno de ellos escribiera una historia de espanto, y fue así cómo días más tarde, sumándose a las particulares circunstancias de aquellos días ciertas conversaciones acerca de temas escabrosos relacionados con los misterios de la alquimia y las posibilidades de devolver vida a los cuerpos fallecidos, todo acabó confluyendo en la mente de la futura escritora durante la noche del 21 al 22 de Junio, hace exactamente 193 años.

Terminada y finalmente publicada dos años más tarde gracias a la ayuda de Percy, la novela Frankenstein o el Moderno Prometeo desvelaría el lado más oscuro del alma humana mediante una historia que sorprendería y aterrorizaría a generaciones de lectores, y a la cual, en palabras de Juan José Plans, se le nota una especial sensibilidad femenina en su reflexiones sobre la soledad y el desprecio social que hace que nos compadezcamos más del ser que de su creador.

Read the rest of this entry ?

h1

Viendo… ‘Star Trek: la Película’ (‘Star Trek: The Motion Picture – Director’s Edition’; 1979), de Robert Wise.

3 diciembre 2008

por Atreus.

PhotobucketFue en la noche del 8 de Septiembre de 1966, cuando la cadena estadounidense NBC emitió el primer capítulo de una serie de televisión que, muy poco a poco, acabaría por convertirse en uno de los seriales más importantes de la historia del medio, y por encima de todo, en un fenómeno sociológico y cultural que ya forma parte inherente de la cultura moderna occidental, para bien y para mal.

La novedad de Star Trek era que se trataba de una serie que no hablaba sobre la guerra, sino sobre la paz. Su bienintencionado creador, Gene Roddenberry, aunó algunas de las pautas aventureras de la “Space Ópera” y las sensibilidades sociales de aquellos revolucionarios años sesenta como el pacifismo, la igualdad sexual, las integraciones raciales y culturales o el amor por la naturaleza, con muchas de las constantes filosóficas y humanistas de la Ciencia-Ficción literaria de la época (discursos por aquel entonces escasos en el cine o la televisión), en una amalgama inusual que Roddenberry tomó como medio para poder expresar y compartir dichas inquietudes de forma muy sencilla y digerible, y al mismo tiempo difundir sus esperanzas más optimistas en la posibilidad de un futuro de paz y progreso en que la humanidad consigue erradicar el hambre, las desigualdades, la guerra e incluso el dinero. Todas esas inquietudes, centradas en Grandes Preguntas como nuestro papel en el Cosmos o la búsqueda de Dios, resultaron inusuales en una sociedad más acostumbrada a historias televisivas más típicas de buenazos y malotes, pero al final lograron calar hondo en un público de fieles telespectadores que semana a semana hacían volar sus fantasías y esperanzas junto a la tripulación del USS Enterprise en su búsqueda de respuestas y nuevos mundos a lo largo del Espacio, la última frontera.

Read the rest of this entry ?

h1

Viendo… ‘El Hombre de la Tierra’ (‘Man From Earth’; 2007), de Richard Schenkman.

1 septiembre 2008

Una película independiente con ocho personajes, un mismo escenario, y mucho que contar acerca de nuestra historia.

por Atreus.

PhotobucketJohn Oldman (David Lee Smith) es un sabio profesor de Historia que tras diez años como docente, decide dejarlo todo atrás. En su último día, antes de marcharse, sus compañeros de profesión (una enamoradiza ayudante, un divertido biólogo, un arqueólogo chuleras, un psicólogo tenaz y duro, un antropólogo apasionado, una experta en arte y religión y una joven estudiante) deciden reunirse con él en su casa de campo en busca de explicaciones, y John, al principio reacio, acabará por confesarles una historia sorprendente y tremendamente inverosímil: tiene 14.000 años de edad y ha vivido algunos de los más trascendentales sucesos de nuestra historia.

Este es el planteamiento de este sencillo e inusual film independiente de fantasía, que a través de unos diálogos muy bien escritos, centra sus objetivos en intentar explicar desde todos los puntos de vista racionales posibles este hecho, y asimismo de dialogar y hacernos reflexionar acerca de la historia de la Humanidad y, especialmente, acerca de la religión.

Read the rest of this entry ?