Archivo del autor

h1

‘Prehistoric Beast’ (1984, cortometraje de animación), de Phil Tippet.

27 mayo 2015

En 1984, el joven Phil Tippet, que por entonces había trabajado para la ILM en ‘Empire Strikes Back’ y poco más, rodó en su garaje y con la ayuda de un equipo reducido de personas este fantástico cortometraje experimental de animación titulado ‘PREHISTORIC BEAST’, con el que puso a relucir su dominio de esa técnica variante de la Stop Motion llamada Go Motion.

Esto no sólo se considera como el primer paso fundacional de lo que acabó por ser el gran Tippett Studio. También podría decirse que este corto y su tétrica recreación visual del mundo prehistórico (la fotografía me parece estupenda) ayudó bastante al auge popular de los dinosaurios experimentado en EEUU hacia finales de los años 80: en el mismo año, 1984, la CBS y un realizador de documentales llamado Robert Guenette se interesaron por el trabajo de Tippet, y ese fue el gérmen de un célebre documental para todos los públicos sobre dinosaurios titulado ‘DINOSAUR!’, para el que Tippet tuvo la oportunidad de crear muchas más secuencias brillantes protagonizadas por más variedad de dinosaurios. Se trata de un documental mítico en EEUU, cuyo presentador e impulsor fue nada menos que el actor Christopher Reeve, y que personalmente forma parte de mi infancia (habré visto cientos de veces su versión española, con la narración del famoso locutor Javier Dotú. Debo de tenerlo guardado por ahí, en alguna cinta).

Gracias a este trabajo, Tippet se llevó un EMMY a la saca.

‘Prehistoric Beast’ ha sido recientemente restaurado digitalmente por el propio Tippet (esa es la versión de Youtube), sin embargo tengo entendido que las secuencias originales que rodaron posteriormente para el documental ‘Dinosaur!’ están perdidas. Aún así, el docu en versión original está entero en Youtube (click AQUÍ), y en este otro vídeo, un usuario ha hecho un fan-edit seleccionando tan sólo las secuencias animadas de Tippett:

Ejemplos, en fin, de un laborioso arte cinemático que, de manera irónica, acabó por ser conducido hacia la “extinción” cual saurio, cuando unas rudimentarias pruebas de efectos CGI terminaron por apartar a Tippett de la prostproducción de nada menos que ‘Jurassic Park‘ (1993). Siendo, el resto, Historia.

[Reseña originalmente publicada en NosoloHD].

h1

Sherlock Holmes y el misterio español de las “entradas fantasma”…

26 octubre 2012

por Atreus.

EL MAL, Watson… El mal es el motor de nuestro tiempo.
Quizá… el de todos los tiempos“.

Os recomendamos fervorosamente este artículo del imprescindible blog BLOGUIONISTAS, acerca de un -supuesto- fraude que, por lo visto, está algo generalizado en el cine de nuestro país: la compra masiva de “entradas fantasma” cuando ciertos films van mal en taquilla para que estos puedan acceder a ayudas suplementarias del ICAA. Cosa que ha sucedido este pasado fin de semana con ese pedazo de bodrio (con acento en toda la palabra) de José Luís Garci titulado Holmes & Watson: Madrid Days.

El problema es que hasta el momento de escribir estas líneas, ningún medio generalista se ha hecho eco de esta noticia, por lo que es importante su difusión.

———————————————————————————————————

Por cierto, aquí tienen ustedes la reseña de PELICULEROS de Holmes & Watson: Madrid Days:

Hola, somos José Luís Garci y Eduardo Torres-Dulce, nos gusta mucho la ópera, la derecha, las citas cultas y demás cosas de la cultura más refinada, como los toros, y vamos a hacer una pinícula llena de referencias gratuítas a todo ello poniendo hasta al mismísimo Sherlock Holmes gustando de los toros para que todo el mundo vea que es cosa de gente INTELIGENTE. Besadnos“.

h1

El poster de PHENOMENA EXPERIENCE: una ilustración Peliculera.

19 noviembre 2011

por Atreus.

Os presento aquí mi más reciente trabajo como ilustrador, con la colaboración de los chicos de ElpulpoStudio: el poster del evento cinematográfico PHENOMENA EXPERIENCE, que se celebra esta misma semana de Noviembre de 2011 en Madrid proyectando copias en 35 mm. de grandes películas que han pasado al acervo cultural de muchos cinéfilos.

En mi Web/portafolio Ilustraciones Guillermo de la Peña podéis ver la imagen a mayor tamaño acompañada de una explicación acerca de este genial proyecto. Espero que os guste.

h1

‘Barbarella’ (1968): líneas sensuales y fotogramas con olor a rancio.

12 noviembre 2011

[Artículo escrito en exclusiva para el número 3 de la revista on-line Planetas Prohibidos, que podéis descargar clickando AQUÍ, o leer on-line clickando AQUÍ.]

 por Atreus.

Cuando Jean-Claude Forest creó en 1962 al personaje de Barbarella, es posible que tan sólo pretendiera entretener al mayor número posible de lectores de cómics mediante simples “aventuras por la aventura” y, de paso, endurecer la afición (y no sólo la afición) del público masculino por medio de unos sagaces toques de erotismo que, si bien hoy se nos pueden antojar muy inocentes y “soft”, en su tiempo eran de mayor envergadura (con perdón) y tuvieron que sortear en alguna que otra ocasión los zarpazos de la censura.

Esta serie de historias en formato de tebeo nos narra las aventuras siderales y carnales de Barbarella, una aventurera espacial creada a imagen y semejanza del mito erótico Brigitte Bardot, dotada, como diría el bueno de Eduard Punset, de unas proporciones de simetría perfectamente equilibrada, o como diría cualquiera de nosotros, “tan buena como para mojar pan”. A lo largo del primer bloque de historietas que Forest gestó en la década de los sesenta y los otros tres volúmenes que completó entre los setenta y ochenta, nuestra protagonista de ligeras y apretadas ropas viaja a multitud de planetas, conoce a los personajes más estrafalarios, se enfrenta a multitud de peligros con su atractiva inocencia, y hace el amor cada vez que las ocasiones son propicias. Pero en aquellos primeros tiempos, fuera de las páginas de los tebeos y lejos de sus mundos imaginarios, había un mundo atravesando, al menos en lo que conocemos como “occidente”, un dilatado y traumático período de revoluciones sociales y artísticas de los que Barbarella es, en cierto modo, una pequeña causa y también una consecuencia.

Read the rest of this entry ?

h1

Grandes intelectuales del cine. Hoy: Sergio Peris-Mencheta

8 octubre 2011

por Atreus.

PhotobucketEn las adaptaciones de superhéroes americanos los héroes son de una pieza, absolutamente perfectos, pero carecen de vida, no tienen corazón, como Los 4 Fantásticos. Por eso creo que lo que puedo aportar al Capitán Trueno es corazón, convirtiéndolo en un personaje que sufra, que viva las pasiones. No como Indiana Jones, que parece que nunca sufre“.

(Sergio Peris-Mencheta, intelectual).

h1

Internet: tierra cinéfila de pelos y culos…

5 agosto 2011

Pa tirarse de los pelos…

por Atreus.

¿?

Cuando allá por Octubre de 2007 creamos este pequeño, humilde y últimamente tan poco actualizado Blog de cine, sabíamos perfectamente que la palabreja que conforma el título del mismo no era la más original del mundo. Y, vale, hay que tener en cuenta que internet es un universo muy grande y cualquier cosa podría suceder. No obstante no esperábamos que algún día nos encontraríamos en esta situación: en este 2011 ha aparecido el portal sobre cine español www.peliculeros.es, que como podéis comprobar hábilmente, aunque el dominio difiera, comparte el mismo título que nuestro blog.

Así pues, intentando no entrar en otros temas, tan sólo queremos dejar claro dos cosas: en primer lugar, que este blog no tiene ninguna relación con esa nueva página (esto era necesario aclararlo), y en segundo lugar, que nos hubiéramos deseado que sus responsables hubieran realizado una búsqueda un poco más profunda a la hora de escoger título a su Web.

En fin.

h1

El trailer de ‘The Tree of Life’, de Terrence Malick

16 diciembre 2010

No soy en absoluto de ver trailers ni mucho menos de confiar en ellos. Creo haberlo demostrado hace ya un tiempo en ESTE artículo, pues en esto del cine, no hay mayor y más vil engaño que un trailer… Pero este ha tumbado todas mis defensas.

Se trata del nuevo proyecto del portentoso Terrence Malick, uno de los dos o tres mejores cineastas vivos, y se describe como un viaje a través de la inocencia de la infancia, la soledad existencial de la vida adulta, la fe, y el origen y sentido de la vida. Curiosamente, más tarde le acompañará un segundo proyecto todavía sin título para proyección en IMAX, ligado no argumentalmente pero sí conceptualmente con esta película, en el que se nos narrarán los orígenes de la vida en la Tierra y el nacimiento y muerte del Universo. Puede parecer anodino, pero no me imagino a nadie mejor que Malick para ello, habituado a reflejar en sus films con gran intensidad el alma de la Naturaleza, o lo que es lo mismo, la ligación espiritual de nosotros con la misma.

Madre del amor hermoso, qué imágenes. Lo que nos espera.

h1

La Ciencia-Ficción: Espejo del Hombre.

28 octubre 2010

por Atreus.

[Artículo de opinión que he escrito para la inauguración del blog Planetas Prohibidos junto a tres buenos compañeros blogueros: Lino de El Fin de la Eternidad, Jorge Vilches de Imperio Futura, y Marta de Gyzzma. Clickad AQUÍ para leerlo allí].

Photobucket

Esta vez, todo había terminado. Los hombres no realizaban ya ningún trabajo; las máquinas los sustituían por completo. Vivían retirados en sus refugios antirradiactivos y lentamente iban paralizándose, sin fuerzas siquiera para procrear. Pero esto no les importaba, puesto que los robots les proveían de todo lo que podían necesitar. Así, los últimos hombres terminaron muy pronto por atrofiarse completamente. Entonces, los autómatas los eliminaron tranquilamente. Después de tantos siglos desde que el hombre los creara, esperaban con ansia ese momento. Después, pensaron que al fin podrían descansar. Pero muy pronto se dieron cuenta de que para ello necesitaban servidores.

Así, inventaron a los hombres

Los Sustitutos, de Bernard Pechberty.

En este relato corto, probablemente escrito entre las décadas de los sesenta y los setenta, y que he querido destacar para la inauguración de este nuevo blog, se nos presenta uno de los pilares narrativos más célebres del género de la Ciencia-Ficción: el de la vida artíficial y nuestro miedo natural a ser sustituídos por ella (el «Complejo de Frankenstein»). Sin embargo, esta temática, nacida en los antiguos folclores de la Humanidad, fermentada a través de la literatura y que tantas horas de entretenimientos nos ha aportado a través del cine (Inteligencia Artificial, Blade Runner, Battlestar Galactica, Almas de Metal, Matrix, Terminator, Dune…), encierra profundas reflexiones humanistas que, generalmente, son pasadas por alto por una sociedad tendente a dejarse llevar por los tópicos y más atenta a los continentes que a los contenidos.

Desde los humanoides artificiales de la antigua Grecia, pasando por los homúnculos y Golems de los folclores medievales hasta los androides de las narraciones contemporáneas, las historias del Hombre enfrentado a sus coetáneos artificiales han sido siempre una constante temática que nos ha acompañado durante milenios. En ellas podemos encontrar, reflejadas entre líneas, críticas a los regímenes esclavistas o a las tendencias jerárquicas de nuestra Humanidad, como sucede con los “Robots” de la obra de 1920 R.U.R., de Karel Čapek (donde, por cierto, se acuña por primera vez este popular término). Se pueden vislumbrar, también, alegorías de la progresiva deshumanización de nuestra raza o reflejos de los conflictos “raciales”, como sucede –a un nivel profundo, eso sí– en obras como Blade Runner. O podemos encontrar, asimismo, reflexiones en torno a la tendencia natural de nuestra Humanidad a jugar a ser Dios por medio de la creación de vida, o bien acerca de nuestros implícitos deseos naturales de conocer las respuestas a las Grandes Preguntas y hallar a nuestro Creador (como sucede en Star Trek: La Película, Inteligencia Artificial, Frankenstein o en la citada Blade Runner, donde incluso se nos muestra un Patricidio con poderosos tintes nihilistas).

Sea como sea, el punto de conflicto de estas historias es siempre el mismo: la sublevación del oprimido sobre el opresor. Pues el Hombre, plenamente consciente de sus miserias y sus limitaciones, siente terror hacia sus propias creaciones porque en ellas se ve reflejado a sí mismo. No es de extrañar, por tanto, que muchas de las obras capitales de este género hayan sido escritas en algunos de los momentos más frágiles de nuestra propia historia.

Pero este no es la única temática de este género que, parafraseando a Juan José Plans, tal vez sea el más peculiar de los tiempos en que vivimos. Futuros posibles; parábolas políticas, sociales o religiosas; hipótesis sobre nuestro lugar en el Cosmos; invasiones extraterrestres; aventuras espaciales… Tanto en las obras de los lejanos precursores del género como Luciano de Samosata, Tomás Moro, Jonathan Swift, Voltaire o Mary Shelley, como en las de autores contemporáneos como Brian Aldiss o Robert A. Heilein, en este género caben tanto los positivismos como los pesimismos, y sea cual sea la temática de una obra de Ciencia-Ficción, al final, la gran mayoría de ellas confluye en lo mismo: funcionar a modo de una visión crítica de nuestro tiempo, entendida por medio de la extrapolación. Así, por muy viscosos que sean unos o por muy metálicos que sean otros, tanto los extraterrestres como los robots de este género literario son, en el fondo, el reflejo que resulta de observarnos a nosotros mismos en el espejo y asustarnos de lo que vemos.

Desde las anticipaciones científicas de Julio Verne o H.G. Wells hasta los futuros distópicos de George Orwell o Aldous Huxley; desde la poesía nostalgica de Ray Bradbury hasta la pesimista epistemología de Stanislaw Lem; desde los imaginarios futuros de Isaac Asimov hasta los anhelos evolutivos de Arthur C. Clarke; pasando por las divertidas aventuras “pulp” de Edgar Rice Burroughs o Alfred Bester, o a través de los laberínticos futuros mentales de Philip K. Dick… La Ciencia-Ficción ha ido evolucionando a través de dos mil años de historia literaria gracias a una larga serie de autores comprometidos; analistas sociales que han sabido reflexionar, con mayor o menor fortuna pero de un modo siempre atractivo y entretenido, acerca de inquietudes que para nada son simples o intrascendentes. Y aunque no podamos saber cómo será el propio porvenir de este género en el futuro, lo que está claro es que, mientras exista, seguirá siendo reflejo de nuestras cuestiones humanistas, y el mismo campo fértil que ha sido siempre donde poder verter y articular tanto nuestras esperanzas como nuestros temores.

Seamos cautos…


[Fotografías: fotogramas de la introducción de la versión extendida de Dune (de David Lynch; 1984)].

[Reseña publicada originalmente en el blog Planetas Prohibidos].

h1

Dibujando… ‘El Viento y el León’.

1 julio 2010

por Atreus.

Clickad sobre la imagen para más información y ver a mayor tamaño.

Dibujo realizado con acrílicos, inspirado en la maravillosa película de 1975 dirigida por John Milius y que ya analizamos en Peliculeros (clickad AQUÍ para leer dicha reseña).

Aprovecho para informar que podéis ver más ilustraciones de mi propia cosecha en mi portafolio Web personal, inaugurado hace un par de meses: ILUSTRACIONES GUILLERMO DE LA PEÑA: www.guillermopl.com  😉

Saludos a todos los visitantes, y disculpad el punto muerto de actualizaciones en que tenemos este blog.

h1

Pinículas que deberían hacerse (o tal vez no).

22 abril 2010

Unas cuantas coñas marineras para pasar el rato… y de paso actualizar el blog.

por Atreus.

 

~ Death Proof 2: Popular Proof.

PhotobucketDirector, Guión, Foto, Música, Cafés y Best Boy Grip: Robert Rodriguez.

Protagonistas: José María Aznar (as “Ánsar” himself) y Mark Harmon (as José Luís Rodríguez Zapatero).

Música: Juan Pardo (including “The PP Hymn” performed by Rammstein).

Se trata de una secuela-remake de la sexta película del gran Quentin Tarantino, dirigida esta vez por su amigo tonto, el mexicano Robert Rodriguez.

La película comienza con un epílogo en un sucio y decadente bareto de carretera, en que el protagonista reparte un buen puñado de hostias a unos cuantos miembros del gang motero de los Soziatas Babiosos tras una disputa Photobucketfruto de una competición de abdominales. La historia de Death Proof 2 narra las violentas aventuras del insurrecto Ánsar, un hercúleo ex-presidente que, montado en su coche, un híbrido bastardo de un DeLorean y un Gran Torino (y que al igual que su bigotudo conductor, tan sólo funciona a base de vino tinto), recorre las carreteras de España repartiendo violencia verbal y apuntando con el dedo mientras mira muy fijamente con cara de malote.

Read the rest of this entry ?

h1

Dibujando… ‘Solaris’, de Stanislaw Lem.

1 marzo 2010

por Atreus.

Photobucket
¡Haced CLICK sobre él para ampliar, que el dibujo gana más!
(ACRÍLICO, 47×32 cm).

Si ya he dado el coñazo no con uno, sino con dos posts acerca de Solaris… ¿por qué no darlo con un tercero? 😛

Imaginado a través de las páginas de la monumental obra de Stanislaw Lem, en este dibujo no he intentado reflejar un momento concreto de la historia, pero sí encapsular un buen número de detalles de la misma probablemente sólo captables por los lectores, desde la ventana panorámica de la Estación, los dos soles rojo y azul, o los resplandores aceitosos y plateados del mar, hasta una Harey melancólica e irremediablemente ligada al misterioro océano planetario.

~Posts relacionados: Leyendo… Solaris (1961), de Stanislaw Lem, y Viendo… Solaris (Solyaris; 1972), de Andrei Tarkovsky.

h1

Dibujando… ‘Fahrenheit 451’, de Ray Bradbury.

23 febrero 2010

por Atreus.

 

Photobucket
¡Haced CLICK sobre él para ampliar, que el dibujo gana más!
(ACRÍLICO, 45×29 cm).

Era un placer quemar.
Era un placer especial ver cosas devoradas, ver cosas ennegrecidas y cambiadas. Empuñando la embocadura de bronce, esgrimiendo la gran pitón que escupía un kerosene venenoso sobre el mundo, sintió que la sangre le golpeaba las sienes, y que las manos, como las de un sorprendente director que ejecuta las sinfonías del fuego y los incendios, revelaban los harapos y las ruinas carbonizadas de la historia. Con el simbólico casco numerado -451- sobre la estólida cabeza, y los ojos encendidos en una sola llamarada anaranjada ante el pensamiento de lo que vendría después, abrió la llave, y la casa dio un salto envuelta en un fuego devorador que incendió el cielo del atardecer, y lo enrojeció, y doró, y ennegreció. Avanzó rodeado por una nube de luciérnagas
(…), mientras los libros, que aleteaban como palomas, morían en el porche y el jardín de la casa. Mientras los libros se elevaban en chispeantes torbellinos y se dispersaban en un viento oscurecido por la quemazón.
Montag sonrió con la forzada sonrisa de todos los hombres chamuscados y desafiados por las llamas
. (De la traducción de Ediciones Minotauro; 2007).

Así comienza la poética distopía de 1953 del gran Ray Bradbury, uno de los clásicos literarios del siglo XX (y adaptado al cine en 1966 por Francois Truffaut), y así es la imagen que siempre me ha venido a la mente leyendo esas líneas. Resultado un tanto desastroso, pero es la primera vez que uso pinturas acrílicas… así que espero que se tenga en cuenta 😛

~Post relacionado: Leyendo… Crónicas Marcianas (The Martian Chronicles; 1950), de Ray Bradbury.

h1

‘Crepúsculo’, o los vampiros según la “literatura de Carrefúl”…

17 noviembre 2009

por Atreus.

Photobucket¡Click para aumentar!

Cels Piñol, creador de una de las más célebres y divertidas obras del mundo del cómic patrio, Fanhunter, nos da en esta divertida tira su particular visión acerca del fenómeno adolescente que ha generado Crepúsculo, esa serie de libros de moda que, aún con la tinta fresca, Hollywood no ha tardado un puñetero segundo en convertir en pinículas.

El longevo mito de los vampiros tiene su origen en los antiguos folklores de innumerables naciones, especialmente (aunque no exclusivamente) las europeas. Por eso, a lo largo del cine y especialmente de la literatura, ha sido mostrado de formas muy variadas que bien atañen al aspecto físico de dichas criaturas, como a las señas más características de su comportamiento, y a la intensidad de la sombra de erotismo que envuelve su figura. Es decir, que “vampiros, hay muchos y muy distintos”. Pero es probable que ninguna de dichas versiones haya sido tan cutre, rancia, infantil y condicionada a lo “políticamente correcto” como la reflejada en la saga literaria y cinematográfica de Crepúsculo, cuyos protagonistas son simples malotes de instituto (pero en el fondo súper-sensibles), que de vampiros tienen tan sólo la etiqueta que la autora les ha dado como mera excusa comercial para extender sus convicciones mormonas. Esto es, en fin, lo que sucede cuando los mitos se dan de bruces con las modas derivadas de la “literatura de Carrefúl” y del cine comercial más ponzoñoso. Por eso, ante este fenómeno actual, nunca estará de mal recomendar obras de otra clase, aunque para muchos puedan parecer obviedades.

Muchos de los grandes escritores universales de entre los siglos XVIII al XX (Sheridan LeFanu, Allan Poe, Polidori, Hoffmann, Baudelaire, Stoker, el gran Matheson…) han contribuído a este mito a través de un buen puñado de importantes novelas y relatos, que en nuestro país se recogen en varias antologías como El Vampiro, y la reciente No Despierten a los Muertos, que recomiendo encarecidamente. Y en cine, no deben faltar clásicos indispensables como el Nosferatu de Murnau, el Dracula Todd Browning protagonizado por Bela Lugosi, la posterior serie de “Dráculas” de Christopher Lee dirigidos por Terence Fisher para la mítica productora Hammer, el Dracula de Coppola, e incluso la cojonuda macarrada del Maestro Carpenter Vampiros, entre muchas otras. Tal vez todos estos no sean títulos tan llamativos como las ultimísimas novedades pringosas que se pueden encontrar en los centros comerciales o en las grandes salas de cine, y sus protagonistas no sean precisamente adolescentes debatidos entre problemas de aceptación social y dilemas del estilo “no debemos follar porque aún somos jóvenes y porque te respeto, ossea“… pero al menos tendremos aseguradas unas buenas dosis de cine y literatura… y, claro, vampiros sanguinolentos de verdad.

h1

Nuestro segundo añito en la Red.

22 octubre 2009

por Atreus.

Photobucket

Hace exactamente 365 días, propusimos que si durante este segundo año de existencia interneteríl lográbamos publicar, al menos, la mitad de posts que el primer año… lo llamaríamos milagro. En fin, es obvio que de los 165 posts del primer año a los… ejem… 20 que hemos conseguido publicar en este segundo, hay un trecho como de aquí a Tatooine. Lo cierto es que esta no ha sido una época de estabilidades tanto personales como laborales, y las ocupaciones y preocupaciones del día a día nos han dejado con menos tiempo libre e incluso ganas de las que podríamos esperar. Y me temo que así continuará en el futuro…

Pese a todo, estamos muy contentos. No sólo porque 41.150 visitas en este año y un total de 220 comentarios no son ni mucho menos moco de pavo, especialmente para un lugar pequeño, cutre y humilde como lo es este blog; también lo estamos porque este ha sido el año en que hemos visto cómo dos de nuestras reseñas “Galácticas” fueron amablemente publicadas en la web Insula Litterae, por mi reciente estreno como colaborador esporádico en la web de cine fantástico Pasadizo, y especialmente por la afinidad surgida con nuestro buen compañero Lino, del blog El Fin de la Eternidad, a quien agradezco enormemente el interés y fidelidad que ha mostrado a lo largo de todo este tiempo.

Y un año más, para finalizar, un agradecimiento especial para todos los fieles y pulgosos lectores que nos leen con cierta regularidad e incluso han participado escribiendo comentarios (siempre vertidos desde la educación). 😉

¡GRACIAS!

h1

Viendo… ‘Solaris’ (‘Solyaris’; 1972), de Andrei Tarkovsky.

8 octubre 2009

por Atreus.

[Reseña publicada originalmente en la web PASADIZO. ¡Clickad AQUÍ para leerla allí!]

PhotobucketEl planeta Solaris ha sido durante años el mayor enigma a que se ha enfrentado la ciencia a lo largo de su historia. Kris Kelvin, un psicólogo, es enviado a la estación espacial que orbita dicho planeta con el propósito de investigar unos extraños sucesos acontecidos entre su tripulación y, una vez a bordo, acabará enfrentándose a un misterio proveniente de unos territorios más inexplorados que el mismísimo Cosmos: la materialización de sus propios fantasmas interiores.

Basada en la magistral novela de 1961 del polaco Stanislaw Lem, se trata de una historia a la que el cine ya se ha acercado en tres ocasiones. La primera de todas ellas en 1968 por un directo soviético llamado Boris Nirenburg, siendo un producto en blanco y negro para la televisión rusa del que pocos datos consiguieron salir de las férreas fronteras culturales de su país, a excepción de algunos fragmentos publicados recientemente en Internet. La segunda, en 2002, dirigida por Steven Soderbergh y protagonizada por George Clooney. Sin embargo, la presente adaptación es la más celebrada de todas ellas, hoy en día convertida en un clásico de la ciencia ficción que, en su tiempo, en plena guerra fría, fue tontamente considerado como un contraataque soviético frente al éxito americano de 2001: una odisea del espacio (2001: A Space Odyssey, 1968), una película con la que comparte más bien escasos parecidos, principalmente debido a que, como dice el tópico, la de Kubrick mira al Cosmos, mientras que la de Tarkovsky dirige su mirada al interior del Hombre.

Read the rest of this entry ?

h1

‘House M.D.’: un apunte sobre el comienzo de la sexta temporada.

30 septiembre 2009

por Atreus.

Photobucket

La semana pasada dio comienzo en USA la nueva temporada de House, con un primer capítulo de casi dos horas de duración muy bueno y verdaderamente ejemplar dentro de la tónica de la serie. Esto principalmente debido a suponer una breve pero memorable ruptura del ritmo típico de la susodicha y de su entorno fijo en el hospital Princeton Plainsboro de New Yersey, girando única y exclusivamente al rededor del personaje interpretado por Hugh Laurie y de nadie más, y estando ambientado en un entorno distinto (a pesar de su cariz médico): un manicomio…

Read the rest of this entry ?

h1

Viendo… ‘Terciopelo Azul’ (‘Blue Velvet’; 1986), de David Lynch.

8 septiembre 2009

Fisgoneando tras el telón del Sueño Americano.

por Atreus.

PhotobucketAl son de la sugerente canción Blue Velvet de Bobby Vinton, David Lynch abre su película con una presentación de la imaginaria (en todos los sentidos de la palabra) ciudad de Lumberton, a través de diversos planos idílicos que rezuman paz y felicidad. El cielo luce azul, la gente saluda sonriente, los jardincitos se muestran paradisíacos, y el color de las flores contrasta con el blanco nuclear de las vallas. Todo parece perfecto y tranquilo. Pero cuando un hombre que hasta ese momento regaba su jardín sufre un infarto, cuando la enfermedad hace un abrupto acto de presencia en ese entorno de ensueño, la cámara se adentra en la tierra, por debajo del impoluto césped, y nos muestra la podredumbre malsana y asquerosa que se retuerce bajo ese mundo.

Apenas en esos dos o tres primeros minutos, Lynch nos resume de la mejor forma posible el que será uno de los grandes temas recurrentes de su universo particular. El cineasta, que a partir de esta gran obra utilizará el cine para explorar sus propias ideas acerca de las máscaras y de los opuestos, de las interpenetraciones entre la realidad y la irrealidad, la luz y la oscuridad, el mal y el bien y los sueños y la vigilia, nos muestra en Tercipelo Azul su particular visión de la América profunda, un mundo idílico construido en base a un determinado ideal, que se estremece cuando es confrontado con su opuesto, la realidad oculta. Ese ideal, que todos conocemos mediante la acertada expresión “Sueño Americano”, es el mundo en que viven los protagonistas de esta historia, interpretados por dos actores recurrentes en la filmografía del director: Kyle Maclachlan, tras debutar en Dune (1984) y antes de hacerse mundialmente famoso con su papelazo de agente Cooper en Twin Peaks (1990); y Laura Dern, que repetiría con Lynch en Corazón Salvaje (1990) y recientemente en ese rayadón psicotrópico titulado Inland Empire (2006)…

Read the rest of this entry ?

h1

E Indy no apareció…

1 septiembre 2009

por Atreus.

Photobucket(Haced click para ampliar!).

Sin otro motivo más que el de rellenar hueco a lo fácil en estos días veraniegos, aquí va una tonta “photoshopada” satírica propia, creada para NosoloHD. (Y de paso, un homenaje a Ian Malcom, ese gran personaje…).

Y es que, un año después, el desastre de Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal todavía levanta ampollas entre los aficionados. Un circo de pulgas falso y artificial, cual los del joven John Hammond de Jurassic Park, desprovisto de toda vida, emoción y magia…

h1

Leyendo… ‘Solaris’ (1961), de Stanislaw Lem.

6 agosto 2009

Antropocentrismo y tragedia humana en las estrellas.

por Atreus.

PhotobucketEl psiquiatra Kris Kelvin es enviado a la estación espacial Solaris, que toma su nombre del planeta sobre cuya superficie se mantiene a pocos centenares de metros de altura. El planeta, un gigantesco océano de plasma de comportamientos antinaturales, y se dice que conscientes, ha supuesto durante décadas el mayor reto científico al que se ha enfrentado el Hombre en toda su existencia. Una vez llega a la estación, Kelvin se encuentra con un panorama insólito y claustrofóbico: un científico suicidado, otros dos convertidos en personas erráticas y desconfiadas, y por si fuera poco, la presencia de extraños visitantes ajenos a la estación, entre los cuales, Kelvin se reencontrará con Harey, su amada, fallecida años atrás…

En nuestro diccionario de la lengua española existe una palabrota de esas la leche de raras que es epistemología, definida como la “doctrina de los fundamentos y métodos del conocimiento científico”. Es decir, que se trata de la disciplina filosófica que estudia la teoría del conocimiento fundamentada en la ciencia, y se encarga de cuestionarla formulando preguntas de este estilo: ¿puede ser la ciencia capaz de explicarlo todo? ¿Se trata de una visión universal de la realidad, o está siempre condicionada por el punto de vista del Hombre? Al gran escritor polaco Stanislaw Lem siempre le interesaron este tipo de cuestiones, de forma que una gran parte de toda su narrativa está ocupada por obras que intentan recapacitar acerca de nuestros límites cognitivos, y ponen en tela de juicio la visión antropocéntrica con la que, sin darnos cuenta, lo valoramos todo a nuestro alrededor. Solaris se enmarca dentro de este grupo de obras. Y no sólo se trata de su novela más conocida; tal vez su obra maestra. Lem creó todo un monumento de poderosas descripciones, atmósferas malsanas que absorben al lector y una potente carga emocional, en el que el hombre viaja a las estrellas a su encuentro con lo desconocido, y acaba por conocerse más a sí mismo.

Read the rest of this entry ?

h1

Cinco años sin Jerry Goldsmith.

21 julio 2009

por Atreus.

Photobucket

Cada vez que se cumple un nuevo aniversario del fallecimiento de uno de los más grandes artistas musicales que ha dado el cine en toda su historia, no puedo dejar de recordar el descorazonador SMS que un colega me envió al día siguiente de su fallecimiento, hace ya cinco años. Por aquel entonces yo ya residía en el extranjero, y no hacía ni quince o veinte minutos de que se me había roto el corazón tras leer la noticia atrasada en Comingsoon. El mensaje, bastante descriptivo acerca del lamentable borreguismo intelectual de nuestra sociedad, y sobre el que no hace falta que haga más comentarios, decía lo siguiente:

Guille, me acabo de enterar que ayer murió Jerry Goldsmith… y en este puto país sólo se habla de la muerte de Carmina Ordoñez. Puta ignorancia.

Hace un año, en el cuarto aniversario, publiqué una entrada en la que comenté cuánto ha significado y continúa significando la música de Jerry Goldsmith para mí. Es breve; podéis leerla clickando AQUÍ. En ella comenté que para el quinto aniversario intentaría preparar una reseña especial acerca de su vida y obra, pero es evidente que a tenor de lo poco que últimamente hemos podido actualizar este blog, me falta el tiempo (y de tan vagoneta que soy, hasta repito el banner y todo!). Que mis palabras del año pasado sirvan, entonces, para volver a homenajear a este gran maestro a quien muchos echamos tremendamente de menos, y del que poco a poco continúo descubriendo verdaderas joyas de ese arte que es la música de cine.

Eso sí. Esta vez, gracias al YouTube, hagamos una recopilación de algunos de sus mejores momentos musicales para que al menos esto no quede tan soso. Algo poco original, la verdad, y considero además que un sólo track independiente no representa ni un mínimo ápice del trabajo de desarrollo musical y de simbiosis con la imagen que puede tener una buena banda sonora (por eso no me gustan los “best of” y demás recopilaciones), pero espero que al menos os gusten estas muestras de auténtico genio.

Vayamos con los vídeos:

Read the rest of this entry ?