h1

‘Doctor Who (2005)’: una introducción wibbly wobbly timey wimey.

28 octubre 2011

People assume that time is a strict progression of cause to effect, but “actually” from a non-linear, non-subjective viewpoint… it’s more like a big ball of wibbly wobbly… timey wimey… stuff.” (The Doctor)

por Zinho.

NOTA: Este artículo es una presentación personal y ligerísimo análisis de la nueva época de Doctor Who desde el 2005, pasando brevemente por su época clásica. Al final de los post he colocado unos links de referencia por si queréis saber más del mundo del “Doctah”…

La mayoría de vosotros conocerá, aunque sea de oídas, la existencia de la serie. Muchas cadenas autonómicas españolas al menos, emitieron la serie antigua, sobre todo en su época con el actor Tom Baker.

Puede que estos soniditos os despierten recuerdos de la infancia:

¿Sí? ¿No? Bueno, de todas formas, seguimos… (Tras el salto, el tochazo):

Para presentar debidamente “Doctor Who”, citaré a la Wikipedia (De hecho su artículo está muy bien al completo):

Doctor Who es una serie de televisión británica de ciencia ficción producida por la BBC, y una secuela en forma de película producida por Universal Studios bajo licencia de la compañía británica en 1996.

El programa muestra las aventuras de un misterioso extraterrestre y viajero en el tiempo conocido como El Doctor que explora el tiempo y el espacioen su nave TARDIS con sus compañeros, arreglando problemas y corrigiendo errores.

El programa se convirtió en una serie de culto e influyó en varias generaciones de profesionales de la televisión británica. Ha recibido el reconocimiento por parte de críticos y audiencia como uno de los mejores programas británicos de televisión, ganando un BAFTA a la Mejor Serie Dramática en 2006.

La serie original se trasmitió desde 1963 a 1989. En 1996 se produjo una película para televisión y la serie se volvió a producir con éxito a partir de 2005, producido por BBC Wales.

Un personaje que se puede regenerar y cambiar de físico y personalidad, que viaja por el espacio y el tiempo y se enfrenta a todo tipo de criaturas. Y su nave es una cabina telefónica azul. A mi me ganó desde el principio.

El caso es que tras el parón del 89, y una película muy recomendable donde se nos presentaba (y en cierto modo despedía) al octavo doctor, en 2005 Rusell T. Davies resucitó la serie con el actor Christopher Eccleston encarnando al noveno doctor. A partir de ahí, seis temporadas, tres doctores y dos showrunners (el propio Davies y Steven Moffat) han ampliado la leyenda de la serie expandiéndola internacionalmente y logrando una de las series más míticas y peliculeras de la actualidad (con todo lo que ello significa), con una grandísima legión de fans acérrimos.

Porque la serie mola. Mola mucho.

Hablemos de esta versión moderna.

“Lo vas a flipar, redhead..”

El Concepto:

La serie, y esto es importante remarcarlo, va dirigida a un público juvenil, aunque sus complejos guiones y fabulosas criaturas puedan sorprender y acojonar a todo el mundo. No sé si es una frase muy repetida en el mundo whovian (los fans del Doctor), pero una vez leí que es una serie para que los padres vean en el sofá con sus hijos escondidos entre sus brazos, con sus manos tapando los ojos, pero nunca dejando de ver la tele. Me gusta la definición, la serie puede llegar a asustar, incluso provocar pesadillas (los Weeping Angels… oh, diox…), pero no veréis sangre, dramatismo en estado puro o cosas por el estilo. Sí, hay muertes, momentos tristes y serios, pero todo envuelto en un halo de locura, diversión y “wimey-wobbly”…

La definición más sencilla es que se trata una montaña rusa llena de paradojas temporales, personajes y situaciones que rozan lo ilógico y aventuras increíbles en la que si te diviertes pasarás momentos épicos y maravillosos, y si no logras conectar… es que no tuviste infancia.

El posible punto negativo de este concepto de la serie es que (poquísimas) veces el tono bordea peligrosamente lo cutre, lo excesivamente pulp (de naranja) o directamente, el patetismo o la incredulidad. Pero se le perdona con creces ante la valentía de su propuesta, antes y ahora. También se puede aplicar a las resoluciones de sus tramas, a veces algo tramposas, aunque en su mayoría simplemente geniales, incluso con la trampa. Insisto, es lo que tiene jugar con el espacio y el tiempo.

En las seis temporadas el desarrollo siempre se ha parecido. Una trama central, normalmente con un malo o malos, que se reparte en varios capítulos durante la temporada, y otros “asuntos” a los que se enfrenta el Doctor de por medio (capítulos del tipo procedimental).

Concurso Mister Gallifrey. Participantes: Uno.

Personajes:

El Doctor. Ah, el Doctor… La simple base sobre la que se asienta la esencia del personaje es uno de los caramelos argumentales más maravillosos que me he encontrado. Cada vez que se regenera su personalidad y su físico cambian influyendo en sus decisiones, pero sus experiencias pasadas siguen ahí, ayudándole a veces, pesándole otras. Dicho de otra manera, a veces tras regenerarse parece más joven, pero siempre es un poco más viejo.

El Doctor se interesa por todo el Universo, aunque tenga una querencia especial por los seres humanos (un gran porcentaje de sus aventuras transcurre en la Tierra). Es un personaje genial, loco, cuerdo, excéntrico, planificador, improvisador, mentiroso, confiado, valiente, amenazante, bromista, cariñoso, veterano, novato… todo en uno.

Cada uno de los doctores tiene una impronta personal que lo hace único, lo que confiere una gracia especial a la serie al forzar a los espectadores cada cierto tiempo a volver a adaptarse a una nueva manera de hacer las cosas por parte del de Gallifrey. Y a la vez es una fuente de debate incesante sobre cual es el mejor Doctor, o mejor dicho, el que más gusta a cada uno. Aunque una realidad de la serie es la típica frase whovian “You never forget your first doctor”

Como ya he dicho, el Doctor siempre se ha acompañado de “companions”, humanos (en su mayoría humanas, que el diablo sabe más por viejo…) que le ayudan en sus aventuras y suponen un doble punto para la serie. Por un lado ayudan al Doctor a mantenerse en la Tierra (Tener 900 años y pico y ser the fucking master hace que a veces te creas demasiado bueno), y por otro son un reflejo de lo que el espectador siente al vivir las aventuras del alienígena humanoide. Nos ayudan a conectar con él.

En estas nuevas temporadas los compañeros del Doctor siguen ahí, en algunos casos teniendo mucha importancia en las tramas y dejando una gran impronta en el fan (Rose Tyler, Donna Noble…). Como curiosidad, suele haber un capítulo cada temporada donde los compis o simplemente algún humano es el protagonista del capítulo, dejando al Doctor un protagonismo residual. Cosas del calendario de rodaje y presupuestos. Sin embargo alguno de ellos están entre los mejores capítulos de la serie (“Blink”, pero ya hablaremos de ese capítulo). De hecho, la nueva serie ha creado personajes que van más allá de meros “companions” (el Capitán Jack Harkness, que tiene su propia serie Torchwood, o River Song) dándole aun más riqueza a la historia de la serie. E incluso se ha permitido el rescatar antiguos amigos del Doctor de la serie clásica (La eterna Sarah Jane, que tiene su propia serie, The Sarah Jane Adventures).

Con respecto a los malosos, hay una mezcla entre los míticos de la serie clásica y algunos nuevos que simplemente son la polla muy chachis. Daleks, Cybermen, The Master… son nombres que si no conocéis no os dirán nada, pero viendo la serie os provocarán acongoje.

Veréis, una cosa que tenía la serie clásica era imaginación. Y una cosa que no tenía era pelas. Muchas veces los monstruos no eran más que señores con un disfraz cutre, pero el esfuerzo en la interpretación, los guiones y el cariño del equipo compensaban ese problema. ¿Cómo te comes que un grupo de robots con forma de cubo de basura puesto al revés, con luces y una voz metálica y chillona intente acojonarte al querer dominar el Universo? Pues te lo comes. Con patatas y chimichurri. Y llega un punto que te crees a todo bicho que se pase por la serie, sea como sea.

En la nueva serie han tenido la excelente idea de mantener a algunos de esos enemigos y conservar su imagen clásica a pesar de la mejora del presupuesto, logrando de nuevo que nos asustemos con su sola presencia. Es lo que os comenté antes: hay momentos tan pulp (de naranja) o estrambóticos que directamente te llega la gota de sudor a la cabeza tamaño Chicho Terremoto. Pero esa es la gracia (y el riesgo de la serie), no temerle a nada ni a nadie, por muy surrealista que pueda llegar a ser.

Y luego está la TARDIS:

“También sirvo como cabina erótica, juapo…”

TARDIS.  Time And Relative Dimension In Space (Tiempo Y Dimensión Relativa en el Espacio, en Castellano). La nave del Doctor. Más grande por dentro que por fuera. Más loca en su diseño que la propia serie. La Gran Compañera del Doctor (que la robó, por cierto). Protagonista de grandiosos momentos y de un maravilloso capítulo escrito por un tal Neil Gaiman. Viaja por el tiempo y por el espacio y hace ruidos que recordarás toda tu vida. Uno de los iconos de la Ciencia Ficción y de la propia cultura británica. En fin, una cucada…

Formato de la serie:

Las cuatro primeras temporadas fueron grabadas en vídeo. La primera temporada de la actual serie con Eccleston sufre visualmente por la falta de presupuesto y se presenta como la más pobre de las nuevas temporadas en este nivel. Es quizás la que peor aguanta el paso del tiempo comparándola con lo que vino después. A partir de la segunda temporada el presupuesto se fue incrementando y la serie lo nota de una manera sustancial, llegando en su cuarta temporada a niveles sorprendentes para tratarse de una serie británica de un canal público.

Con la entrada de Moffat como showrunner en la quinta temporada, la serie pasó a grabarse en HD y el salto de calidad en la imagen fue muy beneficioso para la serie y además muy bien utilizado, ya que son los capítulos de estas dos últimas temporadas las que muestran más calidad a nivel de planificación y uso de la fotografía, a pesar de que se volvió a reducir el presupuesto. Y no penséis mal; algunos de los capítulos con menos dinero tienen las mejores direcciones de la serie. Ventajas de la experiencia británica en estos lides.

Lo del orden y duración de los capítulos es un poco más lioso.

La serie consta de seis temporadas desde el 2005. Salvo la cuarta, las temporadas son de 13 capítulos de unos 42 minutos cada uno. Tras el final de cada temporada hay un especial de Navidad, un capítulo de más de una hora con un argumento navideño, que a veces conecta temporadas (o presenta doctores). La cuarta temporada, en concreto, consta en realidad de media temporada normal  una temporada normal, y tras ella, cuatro especiales casi independientes pero que avanzan la trama. Además, es la última temporada del gran Tennant.

La música ha sido realizada desde el reinicio por el británico Murray Gold, que ha ido creciendo como la serie, dando un extraño pero agradecido salto de calidad con la llegada de Moffat en la quinta temporada. Eso sí, antes ya había dejado muestras de su gran dominio de la música en algunas piezas sublimes (“Vale Decem”). La música de Gold puede parecer en algunos momentos algo abrumadora e incluso intrusiva, con partes rimbombantes sin que nada importante suceda en pantalla. Sin embargo, entiendo la serie como una historia de aventuras y diversión, y desde ese punto de vista, la música pega muy bien con la serie, siendo en algunos momentos extravagante y sorprendente como ella. Valga como ejemplo el maravilloso tema que compuso para el onceavo Doctor en la quinta temporada, “I am the doctor”.

Las interpretaciones en la serie están marcadas a mi modo de ver por la principal y esencial, la del Doctor. Sobre él gira la serie e igualmente pivotan las interpretaciones de sus acompañantes y enemigos.

Afortunadamente, este puede ser el gran acierto de esta nueva versión de la serie. Ante el peligro de desprestigiar a los antiguos y carismáticos Doctores con malas imitaciones, tanto Davies como Moffat han acertado en la elección de los Doctores 9, 10 y 11. Cada uno de los actores (Christopher Eccleston, David Tennant y Matt Smith) ha sabido tratar con respeto a su Doctor, confiriéndole una personalidad diferente, con el acierto de que varios de sus compañeros tienen trato con dos doctores distintos, mostrándose con acierto los cambios entre ellos. Los tres actores se han currado un papel difícil y han salido victoriosos. Eccleston por ser el primero tras el reinicio, Tennant… bueno, Tennant se comió el personaje. Y Matt Smith pues por eso, por sustituir a Tennant y hacerlo a su nivel.

“If you blink, te meto…”

De hecho, su trato con los/las companions es lo que mejor nos ayuda a entender la personalidad de cada uno. Impagables los primeros minutos de Tennant y Smith como el Doctor, precisamente por eso, sus matices, sus diferencias. Un gran trabajo.

Con eso logrado, el resto no se ha dejado a menor nivel. Todos los actores que pasan por el show realizan un gran trabajo, mención especial a los “Guest Stars”. Son los companions los que llevan un mayor peso en la serie, y en una nueva buena decisión, los creadores nos han mostrado compañeros de todo tipo para el Doctor estos seis años. Cada uno tendrá sus preferencias mientras veáis la serie (a mí es que Amy Pond me erecciona), pero estoy convencido de que todos los amiguetes del Doctor os caerán bien, por una cosa u otra.

Por cierto, que los aficionados a series inglesas disfrutaréis reconociendo a varios actores habituales en papeles secundarios.

Bueno, en líneas generales esto es la serie. Dejo para el final un rápido comentario sobre mi percepción personal de la nueva etapa de la serie, con la promesa de realizar unos análisis más pormenorizados con la ayuda de mi ilustrado Atreus.

“Y Nicole se asustó cuando aparecí asustao en la casa…”

Mi historia con la serie comenzó cuando decidí seguir uno de lo consejos más repetidos entre los fans del doctah, el de ver el capítulo “Blink”, de la tercera temporada (Con David Tennant como el Doctor), un episodio fácil de ver, que funciona como presentación de lo que te puedes esperar de la serie y uno de esos ejemplos de capítulo donde un fantástico guión y una realización acorde con el bajo presupuesto del mismo se unen a grandes interpretaciones (Carey Mulligan antes de saltar a la estratosfera fílmica) para formar un episodio redondo y que se presenta como una de las mejores forma de saber si la serie engancha. Añadidle a eso unos de los mejores villanos de la nueva época de la serie.

A partir de ahí, me introduje de manera cronológica en la serie, empezando con Eccleston en la primera temporada. Eccleston es un gran doctor, en gran medida por tener que llevar a sus espaldas la que con diferencia es la temporada más pobre de las seis, por medios y también por la sensación de que Davies y los suyos no sabían todavía muy bien por donde tirar. Aunque para el recuerdo quedan los primeros capítulos de Moffat como guionista de la serie (El díptico “The Empty Child”/”The Doctor Dances“) y un gran final para el carismático Doctor encarnado por Eccleston.

Puntos de carisma adicionales para la companion Rose Tyler, uno de esos personajes que estás seguro de que vas a odiar hasta que te das cuenta de que la adoras.

La entrada de Tennant supone un crecimiento en la serie, mucho más centrada a partir de su segunda temporada. David Tennant ES EL DOCTOR durante las siguientes tres temporadas, realizando verdaderas monstruosidades en su domino del papel.

Para mi esta es la verdadera época de Rusell T. Davies como showrunner, más suelto y seguro sobre el contenido, y en estas tres temporadas la serie alcanzará momentos espectaculares dejando para la retina capítulos memorables y personajes inolvidables. Cierto es que Davies peca a veces de repetitivo, cargante y soberanamente exagerado (sobre todo en ciertos momentos que ya comentaremos sobre la última temporada de Tennant), pero Davies demuestra saber crear con muy buen tino una trama que se desarrolla durante la temporada dejando espacio a capítulos más procedimentales sin que por ello decaiga el ritmo de la serie. En cuanto a la manera de concluir la temporada o de revelar la sorpresa que suele incluir cada una de ellas… bueno, quizás ahí se le va un poco la pinza. Pero introduce las señas de identidad que Moffat recogerá y expandirá en sus hasta ahora dos temporada como jefazo.

DON´T EXTERMINATE… INNOVATE!!

Las quinta y sexta temporadas son las de Matt Smith como Doctor, con un Moffat que, como ya analizamos en ESTE artículo, muestra su genio como guionista tras lograr uno de sus sueños: ser el guionista jefe de la serie que le había marcado desde la infancia. Moffat, creador de algunos de los mejores guiones de la serie, ha funcionado hasta ahora como excelente creador del argumento general, logrando una quinta temporada directamente sublime y una sexta en la que quizás la carga de trabajo (El guión del Tintín de Spielberg, la serie Sherlock, también de obligado visionado, y los múltiples guiones escritos para la temporada, cinco en total), quizás el excesivo hype que él mismo creó, le hayan llevado a tener un ritmo lleno de altibajos (los capítulos escritos por él son brutales, el resto, entre lo maravilloso y lo pasable, pasable). Sin embargo, hay que resaltar que Moffat ha logrado que la serie tenga un nivel de entretenimiento asombroso siendo la definición de montaña rusa la que mejor encaja con la última temporada. Además de un final realmente prometedor…

En cuanto a Matt Smith como el Doctor, su juventud puede sorprender, pero se adueña de personaje llenándolo de matices que lo diferencia de sus anteriores sucesores en la serie moderna, e incluso se acerca a las interpretaciones que hacían del Doctor algunos de los protagonistas de la serie clásica. Su Doctor es más excéntrico, curioso y divertido, y aunque no logra alcanzar la magnitud en su interpretación que logró Tennant, si sabe mostrar una versión seria del Doctor que muestra su experiencia y melancolía por todas las aventuras ya pasadas.

Mi recomendación personal es la de iniciar la andadura en la serie nueva desde la primera temporada, como es obvio. Pero matizando una cosa. Si no sois especialmente devotos de la ciencia ficción o la fantasía, y además no conocéis nada de la serie, puede ser bastante positivo (y sin problemas de continuidad especiales además de ver a Tennant antes que a Eccleston) el visionar primero el capítulo “Blink” (Décimo de la tercera temporada, recordad). Es un buen punto de entrada, un excelentísimo capítulo y os obligará a saber más sobre ese tío que dice que no pestañeemos. El gran problema es que Tennant se convertirá en vuestro primer doctor, y ya se sabe, You never forget your first doctor.

Apunte final. O la veis en inglés o algo terrible os ocurrirá por la noche. En serio. Monsters are real…

AGRADECIMIENTOS, LINKS Y ESO.

Hay varias páginas en español en torno al mundo Whovian que están muy bien y donde podéis informaros y debatir si la serie os gusta.

El foro Doctor Who Argentina.

Doctor Who España.

Planeta Gallifrey.

El destornillador sónico.

El foro de Todoseries (Las reviews de la sexta temporada dejan bastante que desear, pero hay buenos foreros).

Echadles un vistazo que merecen la pena. Además, muchas tienen links a otras páginas del mundo fandom del Doctor.

Además, y lo recomiendo de manera efervescente cual pastilla de ibuprofeno, es muy positivo pasarse por el hilo de la serie en el foro “Nosolohd”, donde hay varios fieles de la serie con muchísimo más conocimiento que yo de la misma, y que supone una gran fuente de información para todo el que quiera saber más de la serie y su mitología (además los foreros son muy majetes).

Y de paso les doy las gracias desde aquí, pues fue con sus comentarios y consejos sobre la serie con lo que me anime a empezar a verla y mírame ahora… Creo que mi fanatismo sobre la serie se resume en esta viñeta sacada de Planeta Gallifrey:

“True Story…”

Espero veros en las reviews de las seis temporadas que haremos… bueno, cuando las hagamos.

Espero que os haya gustado.

Hasta más ver.

Anuncios

4 comentarios

  1. La cuarta temporada no es media temporada. Es una temporada de trece episodios como todas las otras hasta ahora. La diferencia es que entre esta y la quinta en vez de un solo especial grande hay varios, pero no es media temporada mas unos cuantos especiales, ya que ni siquiera forman parte de ninguna temporada en concreto. Son eso, “especiales”.


  2. Tienes toda la razón PEDROM, y lo he corregido. No sé por qué pero tenía la idea de que cuando repasé la cuarta temporada habían sido siete capítulos y luego los especiales. Pero es verdad, es una temporada normal y luego los cuatro especiales. Disculpas por el despiste y gracias por la visita y el comentario.

    Saludos!


  3. Debe de ser por los falses rumores que ha habido de que la septima temporada solo iba a ser media, jeje…

    Que por cierto, al final lo que dicen que haran es emitir media a finales de 2012 y empalmando con el futuro especial de navidad de ese año el resto de la septima junto con la octava al completo en 2013 para celebrar el 50 aniversario.

    Yo solo espero que llegado el 23 de noviembre de 2013 haya un especial multiDoctor y al menos los de Google se dignen a remarcar tan señalada fecha:

    http://www.facebook.com/pages/Por-un-doodle-de-Doctor-Who-en-2013/268251693193094?sk=info

    Lo contrario seria un crimen xD


  4. Según tengo entendido, Matt Smith tiene firmado justo hasta el 50 aniversario. Y he leído lo mismo que tú, media temporada tras las Olimpiadas en 2012 y el resto en 2013 empalmando con el 50 aniversario, Lo que no sé es si será la séptima y el aniversario o séptima y octava más aniversario. Yo creo que no les da tiempo a hacer una octava antes del aniversario. No me salen las cuentas…

    Me uno a lo del doodle, y estoy absolutamente convencido de que el aniversario se celebrará con un episodio multidoctor…

    Un saludoo!!!!



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: