h1

‘Battlestar Galactica’: Y el viaje llegó a su fin.

25 marzo 2009

Tras concluír sus cuatro temporadas con un final brillante, echemos una mirada retrospectiva a esta Obra Maestra de la televisión.

por Atreus.

Photobucket

Apenas a tres capítulos del cierre definitivo de la que para Zinho y para mí ha sido una de las mejores series de televisión de la historia, pudimos ver un bello momento en que el almirante de la flota Bill Adama (Edward James Olmos) y su primer oficial Saul Tigh (Michael Hogan) debatían el futuro de la tripulación y de la nave insignia, la Galáctica, que durante los últimos duros años de sus vidas fue su mundo particular y su salvación.

Adama: We’re abandoning this ship, Tigh. (“Dejaremos la nave, Tigh”).
Tigh: No! No you can’t do this… (“¡No! No, no debe hacer eso…”)
Adama: I have to, Saul. She’s dying, and we both know it. (…) This ship never let us down. So we’re gonna send her off in style. (“Debo hacerlo, Saul. Se muere, y ambos lo sabemos (…) La nave nunca nos ha defraudado, así que vamos a darle una buena jubilación.”)

Emocionado al cierre de ese capítulo, mi mente divagó y creí entender en esa escena un cierto simbolismo relacionado con la propia serie en sí. Imaginando, pude ver claramente a Ronald D. Moore y David Eick, creador y principal productor de este espectáculo respectivamente, sentados ambos en un sofá, redimidos, e intentando aceptar lo inevitable: Battlestar Galactica debía llegar a un fin… y debía ser un fin digno.

Y afortunadamente, lo han conseguido.

Photobucket

Battlestar Galactica nació a comienzos de este siglo como un proyecto de reinterpretación de la serie original de 1978 creada por Glen A. Larson, una “Space-Opera” muy deudora del éxito de series como Star Trek y en especial de films como Star Wars, de modesta factura técnica por aquellos tiempos y con una brillante banda sonora compuesta por Stu Philips. La trama superficial de partida de ambas series es la misma, la cual nos narra el ataque a las Doce Colonias de la Humanidad por los Cylon, y las vicisitudes de los últimos supervivientes en búsqueda de la mítica Tierra de las leyendas. Pero lo que hizo Ronald D. Moore fue, sin embargo, partir apenas de esta premisa y otros conceptos varios como nombres de personajes, naves y demás etcéteras, y derivar por derroteros totalmente distintos y más acordes con las sensibilidades que dominan en el audiovisual de los tiempos actuales.

Con la producción de la NBC, Battlestar Galactica: La Miniserie (que viene a ser el capítulo piloto de presentación tras el cual arrancó la Primera Temporada) fue estrenada en 2003, ganando un Premio Saturn a la mejor presentación de una serie de televisión. La propuesta sorprendió por la utilización de muchas constantes que hasta ese momento eran inéditas en la Ciencia-Ficción televisiva de corte espacial: un estilo visual más cercano a lo documental (cámaras en mano, imágenes con cierto grano intencionado, planos-secuencia), personajes multifacetados, muy bien definidos y desbordantes de carisma que a los cinco minutos ya se aman con locura, un diseño artístico a medio camino entre lo futurista y lo cotidiano de nuestros días, una banda sonora lejos de intenciones rimbombantes y más centrada en las percusiones y en la construcción de atmósferas intimistas, el sonido ahogado de las secuencias espaciales, unos efectos digitales maravillosos, y unas secuencias de acción espectaculares pero perfectamente justificadas a la trama. Pero ante todo, por encima de cualquier concesión a la espectacularidad, la agradable sensación de estar contemplando un drama humano intenso, serio y pausado en el que los personajes siempre serán la prioridad.

Photobucket

Fue al año siguiente, en 2004, cuando comenzó a ser emitida la Primera Temporada de la serie en el célebre canal de televisión norteamericano Sci-Fi. Arrancando con un magnífico primer capítulo ganador de un Premio Hugo, fue en ese mismo instante cuando todo lo sugerido y tratado en el episodio piloto comenzó a ir irremediablemente a más. Y así, extendiéndose con los años a través de un total de cuatro deslumbrantes temporadas, y a pesar de ciertos altibajos inherentes a toda obra de estas características (no todo iba a ser perfecto, y esta serie menos), Battlestar Galactica ha llegado a su fin, allanando el camino para convertirse en un mito y dejándonos con la sensación de haber contemplado una serie que es todo un milagro de la televisión.

Los males de la guerra, los problemas de las convivencias inter-étnicas, la durabilidad de las energías y los alimentos, el terrorismo, los dilemas de la política, los miedos paranoicos hacia el enemigo y el prójimo, las influencias de las religiones y los mitos, la soledad existencial… Ronald D. Moore aunó todos estos elementos, los sazonó con algunos de los dilemas humanistas de los replicantes  de Blade Runner (film del que demuestra ser un gran admirador -podéis leer AQUÍ nuestra crítica del mismo-), lo envolvió todo con una poderosa atmósfera de religiosidad y misticismo, y acabó gestando con la ayuda de todo su equipo algo más allá de una obra de ficción al uso: todo un drama dotado de unas grandes dosis de realismo y emotividad, en el que el Espacio y los demás elementos propios del género de la Ciencia-Ficción han sido tan sólo un atrezzo, un mero escenario en el que sus personajes, maravillosos todos desde el primero al último, han vivido, crecido, reido, sufrido, muerto, e incluso resucitado, exudando vívidas emociones por todos sus poros al tiempo que nosotros con ellos.

Photobucket

Todos estos temas, como ya dije, son más acordes con los nuevos tiempos (si es que existe algún parámetro que mida esto más allá de las modas). Pero también, por encima de todo, más acordes con la verdadera esencia del género de la Ciencia-Ficción: ser una forma de interpretar nuestra sociedad y los tiempos en que vivimos, cosa que Battlestar Galactica consigue con creces gracias a una reflexión entendida por medio de la extrapolación, muy cargada de crítica y de advertencia. Pues, más allá de si la Humanidad conseguirá sobrevivir a la amenaza Cylon, lo que más nos llegamos a cuestionar viendo la serie y reflexionando es si será capaz de sobrevivir a sí misma.

Photobucket

El amplio plantel de actores de la serie nos deja para el recuerdo interpretaciones que oscilan entre lo muy decente y lo simplemente sublime. A la cabeza del grupo, el gran Edward James Olmos y Mary McDonnell hacen suyos los personajes del almirante Bill Adama y la presidenta Laura Roslin, y bridan dos magistrales lecciones de interpretación que, en un mundo justo, serían merecedoras de todos los premios habidos y por haber.

Contando también con unos efectos especiales de una calidad (y de una justificada utilización) pocas veces vista en televisión, un excelente diseño de producción de decorados, naves y vestuario, unos guiones trabajadísimos y algunos de los mejores ejemplos de ritmo y puesta en escena de la televisión actual, esta gran serie ha sido vivo testigo de que Moore supo rodearse de los mejores técnicos en cada campo, de entre los cuales se hace necesario destacar a dos grandes promesas como Michael Rymer, director de la mayoría de los mejores capítulos desde el punto de vista formal, y el joven compositor Bear McCreary, autor de una banda sonora brillante, emotiva y rica en texturas.

Photobucket
Los actores y el director Michael Rymer (abajo, con gafotas)

Desde que a principios de 2007 Zinho me obligara a ver La Miniserie, han pasado ya dos emocionantes años en los que he viajado muy lejos junto a los últimos miles de supervivientes de la humanidad en su huída a lo largo del Espacio. Con ellos, he sufrido los incontables peligros tanto externos como internos de una existencia pendida de un hilo, y los problemas de mantener en pie los cimientos políticos, morales y religiosos de toda una sociedad cuando todo ha cambiado de improviso.

He pilotado los más rápidos Vipers en caza de Cylon Raiders. He sido partícipe tanto de sus efímeras alegrías en las victorias, como de sus múltiples pérdidas de esperanza; de sus dilemas, de sus fantasmas del pasado, e incluso de los torbellinos de sentimientos de Cylons que de repente aspiraron a ser humanos… y de humanos que un día descubrieron que eran Cylons.

Photobucket

Esta cuarta y última temporada ha sido la única que he conseguido seguir a ritmo de emisión en USA. Tal vez, esa ha sido la razón por la que la he seguido con más nervios y con el corazón más encogido que nunca, hasta el punto de que llegué a terminar cada uno de los seis o siete últimos capítulos con ojos llorosos, fuera debido a la emoción por lo que estaba viendo, como por la tristeza de saber que el final estaba cerca. Y así hasta el pasado día en que fue emitido en los USA “Daybreak, part. 2”, la conclusión de dos horas a las cuatro temporadas de la serie.

Dicho capítulo, toda una obra maestra de por sí, ha supuesto para fortuna de todos un cierre digno para la misma, y goza de dos partes brillantes y bien diferenciadas: una primera mitad dominada por un ritmo frenético en crescendo, una puesta en escena soberbia y los efectos especiales más asombrosos vistos hasta ese momento en toda la totalidad de la serie, y una segunda mitad destinada a la conclusión de las tramas de los personajes y sus respectivos destinos; muy tranquila, intimista y tremendamente emotiva, en la que la poesía visual de muchos de sus planos, secuencias, diálogos y mensaje acaba por convertirlo en una oda al ser humano de gran lirismo que me trajo las lágrimas como nunca antes esta serie había logrado.

Es el final. Pero ahora que Battlestar Galactica ha concluído por todo lo alto, me siento feliz y satisfecho no sólo de haber visto una de las mejores series de televisión de la historia, sino también de haberla vivido.

Photobucket

¿Por qué esta serie sigue siendo todavía una desconocida después de cuatro años? Desde luego que no porque carezca de calidad, ni por falta de premios. En los últimos años, a la par que el cine mainstream más comercial sigue devorándose a sí mismo en su -cada vez mayor- ritmo de repeticiones, secuelas, precuelas, remakes, readaptaciones, films de efectos especiales injustificados a sus tramas, films de encefalograma plano, y demás muestras de escasez de originalidad y nulo valor… el medio catódico norteamericano, al contrario, ha venido a mostrar una creciente explosión de calidad e ideas. Pero hay algo que nunca cambiará, y menos en estos tiempos en que vivimos dominados por el audiovisual de consumo; y es que si a un espectador normal se le diera a elegir entre un producto serio, profundo, complejo y bien hecho con el que tenga que mojarse y participar activamente, y otro producto más sencillo que simplemente le aporte entretenimiento primario sin importarle si está bien o mal hecho, escogerá el segundo en lugar de optar por la delicatessen. Y menos todavía si ese buen producto lleva la etiqueta “Ciencia-Ficción” a sus espaldas, género todavía incomprendido popularmente y dañado por tópicos aún no superados.

Tal vez sea por eso que series mediocres como Heroes, sencilleces poco trascendentales como House, o gilipolleces estiradas hasta la extenuación como Prison Break se vendan más, se emitan mejor, y a la postre cosechen mayores éxitos de audiencias, mientras obras a todas luces muy superiores como Battlestar Galactica o las tan recomendadas Mad Men y The Wire, entre muchas más, siguen siendo unas completas desconocidas en países como el nuestro más allá de internet.

Photobucket

Edward James Olmos opina que tal vez suceda lo mismo que con Blade Runner, y que pasen unos veinticinco años hasta que la serie gane la popularidad que merece. Tal vez sea verdad. Hasta entonces, quede aquí nuestra total recomendación de Battlestar Galactica para todos aquellos que todavía no os habéis aventurado en esta gran serie (y por supuesto, más que obligatorio hacerlo en versión original subtitulada, para apreciar y disfrutar plenamente de ese 50% -o más- de actuación que las voces dobladoras eliminan de un plumazo). Mientras tanto, los ya conocedores podemos alegrarnos, ya que todavía nos queda mucho Battlestar Galactica por venir. En pocas semanas nos llegará The Plan, telefilme que dirigirá el mismo Edward James Olmos y que narrará el ataque a las Doce Colonias desde el punto de vista de los Cylon, reservándose seguramente algún que otro dato esencial a la hora de ver la serie como un todo absoluto. Y como Zinho explicó hace tiempo en ESTE post, por las mismas fechas nos llegará también el capítulo piloto de Caprica, la esperada serie “spin of” de Galactica que, en 2010, comenzará a emitir su primera temporada.

Photobucket
El gran Ronald D. Moore y su amigüito David Eyck.

No podría finalizar esta reseña sin antes volver a mencionar al creador de este espectáculo. Mil gracias por todo, Ron. Narrativa, audiovisual y emotivamente, este ha sido un viaje que no olvidaré jamás. Como todo en esta vida, no ha sido una serie perfecta y también ha tenido puntos cuestionables. Pero hoy, y posiblemente mañana también, sólo tengo palabras de gratitud para tí y para todo tu equipo por lo que habéis conseguido.

Finalicemos. Volvamos todos a la escena referida al principio de esta reseña. Bill Adama y Saul Tigh permanecen sentados en un sillón, con un vaso de alcohol en la mano, la mirada perdida y la nave Galáctica en sus mentes:

Tigh: So we’re gonna do this, huh? She was a grand old lady. (“Así que vamos a hacerlo, no? Ha sido una gran dama.”)
Adama: The grandest. To Galactica, best ship in the fleet. (“La más grande. Por la Galactica, la mejor nave de la flota.”)
Tigh: To Galactica. (“Por la Galactica.”)

Brindemos todos, pues, por Battlestar Galactica: la mejor serie de la televisión.

Photobucket

SO SAY WE ALL”.

Anuncios

24 comentarios

  1. Sencillamente… Estoy emocionado. No hubiera podido imaginar un final así, lleno de sentimientos y sorpresas, de interpretación exquisita y realización fabulosa; armónico, de estética muy cuidada, con paisajes vírgenes que, además de poner el contrapunto ideal al deterioro de la nave y del mundo humano-cylon decadente, hacen imaginar y soñar con un futuro de esperanza, de igualdad deseado por todos nosotros. Vidas que acaban y otras que comienzan. Guiños irónicos a las grandes teorías de la Humanidad, al comienzo de la industria y de la evolución del hombre, al origen de las Civilizaciones, a las posibilidades de redención y perdón… Es un canto al Honor, a la Verdad, a la Supervivencia y al Amor.
    Creo que es la culminación a la serie mejor montada y dirigida que he visto nunca.
    Si desde aquí pudiera hacer llegar este pequeño homenaje a todos los participantes de tan fantástica producción… UN MILLÓN DE GRACIAS!!!


  2. Impresionante artículo, y de esta forma de chafas el que tenía pensado hacer. Ya veremos si estoy a la altura.

    Me alegra saber q


  3. Me alegra saber que no soy el único que se emociona viendo esta impresionante serie. Después de esto, la verdad, no se que vamos a ver que no nos sepa a poco.

    A mi la serie precuela de Star Trek «Enterprise» me gustó bastante, pero resulta «light» en comparación con esta. Y me resisto a conformamre con cosas como «Sarah Connor Crhonicles» y estas cosas.

    ¡Ah! si, ya vi la de Enterprise en VO sub, y esta por supuesto no he podido aguantarme a verla en cuanto salia gracias a SeriesGringas. El final es sencillamente excepcional.

    Saludos


  4. Anda, Lino, ¡no sabía que también eras seguidor de BSG! Me alegro mucho, claro que sí. Y claro que vas a estar a la altura, hombre 😉 Espero que lo publiques pronto.

    Gracias a ambos por vuestros comments y… Keep on Frakkin’!! 😀


  5. Poco más puedo añadir acerca de la serie que no se haya dicho ya en este artículo, con el que estoy totalmente de acuerdo.

    Nunca antes había disfrutado tanto de una serie de TV y desde ya mismo es mi serie favorita.

    Mi más sincero agradecimiento a los responsables de la serie, a todos los fans, a la gente que comparte los episodios en redes p2p, a la gente que realiza los subtítulos en castellano … etc, etc

    Best frakking regards!!!


  6. Gracias Guillermo, pero me temo que tardaré en publicarlo. :-s 🙂

    Oye, por polemizar un poco, si le apetece a alguien: ¿que os parece el misticismo alrededor de Kara «Starbuck» Thrace? ¿que os parece incluir estas cosas en una serie de Ci-Fi?

    Saludos


  7. Bueno, antes de nada hay que avisar que a partir de este momento los comentarios serán SPOILERS que te cagas, así que quien no haya visto la serie o su final no debe leer.

    ——————————————————————–

    Mi idea es que el “misticismo” en general me parece correcto tratarlo en una historia (sea de Ci-Fi u otro género) que como en este caso hable y gire en torno a las personas, pues el mismo es algo implícito en los seres humanos. Mis propias convicciones, obviamente, van por otro lado, claro… pero no me parece mal tanta, esto, “espiritualidad”.

    Y en relación a Starbuck, lo que sucede con ella pide bastante fe por parte de los espectadores, porque en un primer momento el recurso nos puede parecer un Deus Ex Machina argumental de tres pares de narices. Aún así, el “misticismo” siempre ha estado presente en BG ya desde La Miniserie, aunque no se nos explicase como tal; así que me parece bien.

    De todas formas, prefiero no aventurarme en sacar conclusiones acerca de ella antes de ver THE PLAN, ya que hay muchas teorías que indican que esa figura paternal podría ser el “DANIEL” mencionado por los Cylon. Y si finalmente es así, entonces el telefilm aún tendría bastante por explicar en relación a ella. Supongo…

    Saludos y gracias a todos por los comentarios!


  8. Hola. Yo también quiero ver las precuelas que hay preparadas, ya que hay algunas cosas en el argumento, giros temporales y cosas así, que no tengo claras.

    Acabo de ver el piloto de «Caprica»: impresionante.

    Saludos


  9. ¿Verdad que sí, Lino? IMPRESIONANTE. Un sólo capítulo piloto que ya da mil vueltas en madurez, seriedad, clase, profundidad y buen hacer a otros refritos como “Terminator: The Sarah Connor Chronicles”.

    Lo de estos dos pavos (Moore y Eick) es que no es normal…


  10. No me quiero emocionar, pero a poco que lo pienso me entusiasmo: las posibilidades que está mostrando «Caprica» en este episodio piloto podría incluso dejar pequeña a «Galáctica», la Inteligencia Artificial, el debate filosófico habitual, el tema de las religiones, el impacto en la sociedad de las Nuevas Tecnologías… es que es acojonate.

    Y desde el punto de vista más de acción, no se queda atrás, teniendo en cuenta que se remonta a las primeras batallan Cylon: enfrentamientos entre tropas aliadas humanas contra los primeros soldados Cylon, batallas aéreas con los Viper en plan «Top Gun»… ¡buf!


  11. Hola Lino. Gracias por leernos y aportar tus grandes comentarios. Asi da gusto.

    Acabo de publicar una entrada sobre “Caprica”. Como verás he quedado tan impresionado como todo el mundo. Espero que te guste. Un saludo.


  12. Algo interesante y que pocos lo notaron: el fondo musical cuando la Galactica va rumbo hacia el sol.

    Magnifico el tributo a la serie original, en una versión menos rimbombante pero a tono con el destino de las naves.


  13. EFECTIVAMENTE, Jorge. Tienes buen oído. Después de haber sonado como música incidental en La Miniserie y en un capítulo de la segunda temporada, el genial tema clásico de Stu Phillips suena en esa escena que dices. Un buen detalle.

    Tengo unas ganazas enormes de poder “echarle una oreja” a la bso de la cuarta temporada (que saldrá en apenas unas semanits y será un doble CD!!) para poder preparar un post retrospectivo sobre el trabajo completo de Bear McCreary a lo largo de las cuatro temporadas.

    Saludos!


  14. Hola (a continuación puede que venga algún que otro «spoiler».)

    He mantenido un debate relacionado con el tema del misticismo, en concreto de Dios, en BG, aquí. El autor del artículo está bastante descontento con la «solución Starbuck». Personalmente, creo que se han excedido un poquito. Es una laguna que queda ahí en el aire, y en las obras de CF debe explicarse todo en la medida de lo posible. Una cosa es que los personajes estén guiados por el misticismo, y otra es introducirlo como un personaje más. Pero bueno, no desmerece al resto de la serie.

    Sobre los giros temporales. No consigo establecer una línea temporal. Si los Cylon fueron creados por el ser humano hace menos de un siglo en relación a la época de la serie, ¿quien demonios son los últimos cinco? ¿de donde han salido ellos y todos esos recuerdos?

    En fin, perdonad mis empanadas mentales. No se si es este el sitio para hablarlo, pero me tiene intrigado.

    Saludos


  15. – ojo spoilers –

    Creo recordar que el origen de los últimos cinco se remonta a la 13º colonia muchos años atrás, que resultó ser una colonia Cylon. Sus recuerdos son flash-back de sus vidas allí.

    Por cierto ¿alguien sabe cuando sacan la temporada 4.5 en dvd?


  16. Gracias Hypnotoad

    Pero esa es la cuestión, que la 13ª colonia se supone que era algo casi olvidado en los albores de los tiempos, y los Cylon son contemporáneos de la época en la que se desarrolla la serie. Pensaba que esa parte de la trama quedaría clara, pero me falta algo, no se si es que me he perdido algún detalle.

    Saludos


  17. mmm… déjame hacer memoria…

    Si no recuerdo mal la 13º colonia cylon fue aniquilida en una guerra nuclear contra sus “esclavos” (tal como pasó luego en las 12 colonias). Los últimos cinco eran científicos que desarrollaron la tecnología de “resurección” y por ese motivo pudieron sobrevivir a la guerra y abandonar el planeta. Muchos años atrás contactaron con los cylon después de la primera guerra cylon y les cedieron la tecnología de “resurección”, creando los modelos 6, 8, etc.. Luego estos modelos se volvieron contra sus “creadores” (los ultimos cinco) y los dejaron en las colonias como “durmientes”.

    No sé si la explicación te puede ayudar.. 😉

    Un saludo


  18. Gracias de nuevo Hypnotoad.

    Me resultan muy útiles tus explicaciones, al menos para confirmar o descartar lo que tenía entendido.

    Por lo que me comentas, los Cylon fueron creados realmente en la que era la última esperanza, que en realidad fue la 1ª en caer, la 13ª colonia. Me gustaría confirmar esta suposición, que me desconcierta respecto a lo que se ha visto en el Piloto de Caprica y parte de BG.

    La 13ª colonia humana se suponía un mito, era la que buscaban y era la última esperanza de la humanidad. Le llamaban «La Tierra». Se supone entonces que hacía mucho tiempo que habían perdido el contacto con ella, ¿cómo han llegado hasta el resto de las colonias los últimos 5? ¿los Cylon no se crean en Caprica, como es entonces que pasa lo mismo en la 13ª colonia?

    Saludos


  19. Hola chicos. Muchas gracias por dar algo de vidilla a este blog de momento moribundo 😛

    Lino, gracias por el link al Sitio de C-F. La próxima semana, ya con más tiempo, lo leeré. Pero tienes razón en que la “solución Starbuck” sigue siendo algo A PRIORI pillado por los pelos. Es normal que mucha gente la etiquete con la temida sentencia “Deus Ex Machina”; o peor todavía, con la de “lo hizo un mago”. Porque es lo que parece.

    Sin embargo, he recalcado lo de a priori porque hay que admitir que todo el tema de los “ángeles” y de las intervenciones de Dios -o quien coño sea, ya que “no le gusta ese nombre”, jeje- están presentes desde la mismísima miniserie. No obstante, considero que no se debían haber pasado de la raya tanto, pues admito que a día de hoy esa resolución me sigue dejando un poco “patidifuminado”.

    Y en relación al tema de los Cylon de la 13a Tribu, Hypnotoad lo ha explicado bien. La cuestión es que, según el tema del destino cíclico de que trata la serie, se supone que los Final Five son cylon que fueron creados por la humanidad en una época muy pretérita, todavía más antigua que la de los eventos narrados en la serie CAPRICA. Concretamente, de la época referida en las antiguas escrituras en que la Humanidad se extendió por primera vez a lo largo de las Doce Colonias.

    Recuerda que al final de la serie, cuando los últimos humanos se asientan en la tierra verdadera, hay una facción de Cylon robóticos que se separa en busca de un hogar propio. Pues eso es muy parecido con lo sucedido milenios ha en la época de las las Doce Tribus en relación a la separación de la décimotercera. Es decir, que la historia se repite cíclicamente.

    Por esa razón, sí, se supone que los Cylon ya existen mientras sucede CAPRICA, aunque la Humanidad no lo recuerde. De hecho, si la serie se prolonga hasta estallar la Primera Guerra Cylon, deberíamos volver a ver a los Final Five llegando a las colonias a tiempo de detenerla.

    Hypnotoad, acabo de consultar en ZonaDVD lo que preguntas de la temporada 4.5 y de momento no hay fecha fija (suponiendo que te refieres al lanzamiento Español), aunque en USA y UK ya está editada. Eso sí, cada vez me tenta más y más la esperar por esa pedazo de edición de la serie completa en Blu-Ray


  20. La verdad es que no queda claro si los cylon de la 13º colonia fueron creados por los humanos de las otras colonias, o si humanos y cylon fueron creados ambos por los dioses de Kobol. El caso es que me parece interesante el tema de la historia cíclica, “dios” debe troncharse de risa cuando ve que humanos y cylon tropiezan en la misma piedra una y otra vez.

    En cuanto a la serie en Blu-Ray…. uffff, que buena pinta tiene!! pero me temo que en España va a costar un dineral!!

    Un saludo a todos


  21. Ajá, gracias a los dos. Esa era la pieza que me faltaba. Lo de los ciclos es lo que dan a entender al final, ya en la Tierra con ese «retorno al error» de crear robots, en este caso el simpático Asimo.

    Aunque el origen de los 5 últimos no está claro del todo, como dice hypnotoad, y para mi menos como han llegado hasta donde lo que se ve en la serie, esa historia cíclica es en definitiva la idea que parece quieren transmitir.

    Y, si, habrá que ver en The Plan, que cuentan.

    Saludos


  22. OffTopic*****************************************

    El equipo de administradores de INSULA LITTERAE, blog acerca de literatura, cómic y cine, ha tenido el detalle de publicar esta entrada acerca de Battlestar Galactica y la de Caprica en su interesante sitio:

    Battlestar Galactica.

    Caprica.

    Desde Peliculeros, un agradecimiento por el interés puesto en nuestros textos. 😉

    ***************************************************;-)


  23. Hablando de ciclos…

    Justo en estos instantes acabo de ver el ultimo capitulo de la serie. Todavia tengo lagrimas en los ojos.

    Todo esto ha pasado antes… y volvera a pasar… no lo duden!!!

    Guillermo, Zinho, un abrazo desde el otro lado de la Tierra hermanos.


  24. ¡¡Omar!! Qué maravilla hermano lejano, qué sorpresa verte por aquí. Me alegro mucho de que te haya gustado la serie y su final.

    A ver si nos mandas un emilio uno de estos días contándonos novedades de tu vida.

    “So Say We All”, y un abrazo Oldfiano.

    PD: link a Orangizer… jajajajajaja!!! Qué cabrón! ;-))



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: