h1

Leyendo… ‘Crónicas Marcianas’ (‘The Martian Chronicles’; 1950), de Ray Bradbury.

10 julio 2008

Nuestras miserias, allá donde vayamos.

por Atreus.

PhotobucketRay Bradbury pertenece, tal y como es ampliamente considerado, a la vertiente más poética de la Ciencia-Ficción literaria. Algo por lo que fue y sigue siendo absurdamente criticado por algunos sectores, tan sólo por el hecho de buscar la belleza en su prosa y utilizar la ciencia apenas como vehículo de su ficción. Contrariamente a los estilos de otros autores del género, al autor no le interesa si en Marte el cielo no es azul o si el aire no es respirable, si la telepatía puede o no puede ser posible, o si el Sol sale del Este para ponerse en el Oeste. “Yo no proporciono verbiarios a los matemáticos y a los físicos”, se defiende el escritor. Nunca necesitó dar importancia o verosimilitud a los elementos científicos de sus relatos, porque lo que más importa en ellos es el mensaje y la reflexión, casi siempre con las elevadas cotas de misantropía que caracterizan al autor.

De este modo, en Crónicas Marcianas, Bradbury nos narró con gran aliento poético la progresiva colonización del Planeta Rojo por la humanidad, utilizando dicho suceso como una metáfora para reflejar los males de nuestra sociedad y de los tiempos en que vivimos, rezumando al mismo tiempo una gran melancolía.

Ray Bradbury, nacido en 1920 y graduado en la escuela de secundaria Los Angeles High School en 1938, comenzó sus inquietudes literarias a la edad de 11 años. Desde su graduación hasta 1942, alternó su trabajo de vendedor de periódicos con su creación de relatos, consiguiendo publicar el primero en 1938 y los siguientes a través de diversas revistas como Futuria Fantasia, de su propia creación (y muchas veces con diferentes pseudónimos para “hacer más bulto”; qué listo el muy capullín). Finalmente, tras una etapa de cinco años en los que fue ascendiendo poco a poco con sacrificio y dedicación, 1943 fue el año en que se convirtió en escritor profesional gracias a la selección de The Big Black And White Game como el mejor relato del año en un concurso. A partir de ahí, acabaría consiguiendo la celebridad gracias a novelas o recopilaciones de relatos tan dispares como El Hombre Ilustrado (1951), El Vino del Estío (1957), y por encima de todas ellas su creación más célebre: Fahrenheit 451 (1953); obras que, como vemos, fueron gestadas durante aquellos años tan celebremente tumultuosos y que al mismo tiempo fueron tan fértiles en términos literarios para el género.

PhotobucketEs también autor de numerosos ensayos y poemas (uno de ellos, Christus Apollo, fue convertido en una cantata por el gran compositor de bandas sonoras Jerry Goldsmith con la London Symphony Orchestra), guiones de televisión para las series Alfred Hitchcock Presenta y la excelente The Twilight Zone, y adaptó a Herman Melville al cine en el Moby Dick de John Huston. Hace unos años le fue entregada la Medalla Nacional de las Artes y las Ciencias, y por culpa de un infarto ocurrido en 1999, Bradbury lleva una vida obligatoriamente más reposada en silla de ruedas, pero con la ayuda de una de sus hijas, su actividad literaria todavía sigue en “On”.

Aunque esta ha sido mi primera lectura de Crónicas Marcianas, mi primer contacto tanto con esta obra como con el autor, muchos años atrás, se debió a la lectura obligada en el instituto de Antología del Cuento Literario, una genial compilación de relatos cortos de autores españoles y extranjeros de diferentes géneros, tipos y épocas. Como todos concordaréis, la primera reacción cuando somos obligados a leer un libro, y aún por encima en el instituto, es la de rechazarlo interiormente al tiempo que mentamos a la madre o incluso a la calavera del profesor de turno; y que por mucho de que se trate del mejor libro de la Galaxia o el mejor que leamos en nuestras vidas, bajo esas condiciones es muy complicado que algo llegue a gustar. A pesar de esto, curiosamente, esta recopilación fue de los pocos libros de lectura obligada que logré disfrutar en aquella época, hasta el punto que ha acabado marcándome. Gracias a ella descubrí a Poe, Conan Doyle… y entre muchos más, a Ray Bradbury con su relato “Los largos años”, uno de los últimos capítulos de Crónicas Marcianas. Ese fue uno de los textos que por aquel entonces más me gustaron de toda la Antología del Cuento Literario, y lo que más me sorprendió fue la gran melancolía que emanaba de la historia, equivalente a los desérticos horizontes de colinas y torres en ruinas de un Marte totalmente abandonado…

Photobucket

Este profundo sentimiento de soledad inunda prácticamente todas las páginas de Crónicas Marcianas. La mayoría de sus diferentes capítulos, comenzando por esa breve preciosidad titulada “El Verano del Cohete”, conforman historias independientes las unas de las otras que no persiguen ninguna continuidad más allá de la cronológica. El racismo, la ambición, las travesuras de los niños, los sueños y esperanzas, el colonialismo, el arte, el amor por los seres queridos o el inherente instinto bélico de los humanos son conceptos que Bradbury desarrolla a lo largo de todos ellos, sazonándolos con una finísima ironía.

Y cuando todo estuvo perfectamente catalogado, cuando se eliminó la enfermedad y la incertidumbre, y se inauguraron las ciudades y se suprimió la soledad, los sofisticados llegaron de la Tierra.

Con algunas historia conseguimos reímos ante lo absurdo de algunas situaciones (“Los viejos”, “Los pueblos silenciosos”; incluyendo, por cierto, en el capítulo titulado “Usher II” un loquísimo homenaje en clave de sátira a nada menos que Edgar Allan Poe, fundamentado además en una sub-trama que será la que posteriormente le hará gestar Fahrenheit 451). Con otras muchas historias nos entristecemos ante la intensa sensación de soledad que desprenden (“Ylla”, “El marciano”, “Los largos años”), y con otras nos asustamos cuando reflexionamos sobre nuestro inherente carácter destructor , que conforma el principal punto de denuncia de este libro (“Aunque siga brillando la luna”, “Un camino a través del aire”). Se trata en definitiva de un genial compendio de capítulos muy variados que convergen hacia un final amargo, reflejo de las ansiedades vividas por la sociedad norteamericana durante aquellos tiempos de la Guerra Fría en que el libro fue escrito, y un epílogo precioso que finalmente supone un esperanzador reinicio (¿hasta qué punto optimista o pesimista?) del ciclo de nuestra historia.

Photobucket

Leyendo las poéticas páginas de Crónicas Marcianas, nos damos cuenta de que, en el fondo, el mundo que nos describe Bradbury no es el Planeta Rojo, sino una extrapolación de nuestro propio mundo construida con el motivo de plantear y denunciar nuestras miserias. Allá donde vayamos, sea el Nuevo Continente, Marte o el rincón más alejado del Universo, los humanos seremos siempre los mismos seres llenos de soledad y de maldad, y siempre condenados a tropezar con la misma piedra hasta la eternidad. “La historia nunca perdonará a Cortés”, afirma un personaje en uno de los relatos más importantes de este libro.

Por mucho que nos acerquemos a Marte, jamás lo alcanzaremos. Y nos pondremos furiosos, ¿y sabe usted qué haremos entonces? Lo destrozaremos, le arrancaremos la piel y lo transformaremos a nuestra imagen y semejanza.

En resumen, una auténtica joya literaria que que recomiendo a cualquier tipo de lectores, incluidos quienes nunca han leído nada de Ciencia-Ficción.

Disponibilidad: edición en tapa dura de Ediciones Minotauro, y edición de bolsillo en la Colección Booket de la misma editorial, en cualquier librería, y esta última a un precio tremendamente asequible.

Y como siempre, todo comentario es bienvenido 😉

~Post relacionado: Dibujando… Fahrenheit 451, de Ray Bradbury.

Anuncios

5 comentarios

  1. Excelente libro. Lo leí en mi último año de instituto, aunque no por motivos académicos. Coincido contigo en tus comentarios sobre el libro, Bradbury es un escritor que REALMENTE sabe escribir.
    Para mi esta es su mejor obra, superando a “Fahrenheit 451” y el capítulo que citas, “Usher II” es mi favorito del libro.
    Creo que Bradbury va mucho más allá del concepto de literatura de ciencia-ficción sus escritos te hacen pensar, no buscan el efectismo de otros autores del género.


  2. Muy de acuerdo contigo en lo de cómo escribe Bradbury. Su lenguaje, sus recursos poéticos, la manera con la que comienza o acaba sus capítulos… uf, TODO es una completa belleza, y para nada complicada o excesiva, sino totalmente al contrario. ‘Fahrenheit 451’ lo leí hace ya bastante tiempo y estos detalles no los recuerdo, sólo que tenía una prosa muy complicada, pero este año intentaré re-leerlo para hacerle una reseña, eso seguro.

    En lo referido a la C-F también concuerdo con lo que dices, pero con matices. Todos los géneros literarios, desde los más usuales hasta los más insospechados tienen sus buenos puñados de obras y autores efectistas, que normalmente son los que más populares se hacen desde fuera. Eso ha pasado siempre y siempre sucederá. En el caso concreto de la C-F, está claro que space-óperas del tipo Star Wars, Star Trek, o aventurillas literarias del estilo de Rice Burroughs, aunque supongo que son buenas en su campo, son el tipo de obras que seguramente más han ayudado a dar ese aura de marginalidad y pura fantasía al género, sea en cine y más aún en literatura. Pero la mayoría de libros importantes de este género (te hablo desde principios de siglo XX hasta los 60 o 70, porque de autores posteriores y actuales no tengo ningún conocimiento), sean del estilo que sean dentro de la C-F, son obras que de una forma u otra hacen pensar y reflexionar. Muchos libros de Clarke, Asimov, Brian Aldiss, Orwell o incluso de H.G. Wells son obras que nos dejan unas inquietudes para nada simples o intrascendentes, con el añadido de que este es el único género que sabe tocar cierto tipo de cuestiones humanistas (por eso es el que más me gusta).

    Ahora bien, me creo cuando me dicen que hoy en día este tipo de calidad está reducida hasta el mínimo común múltiplo por culpa de autores de segunda que, como dices, buscan el puro efectismo. Pero vamos, igual sucede en los demás; imagínate tener que buscar unas cuantas obras actuales de novela histórica que no sean efectistas… ¡qué horror!

    Por cierto Juan, ya que te gusta Bradbury te recomiendo Richard Matheson. Ya le hice una reseña a su ‘Soy Leyenda’ aquí en el blog, y si no has leído ese libro estoy seguro de que te gustará mucho. Bradbury consideraba a Matheson como uno de los mejores escritores de este siglo.


  3. Joder. No entiendo cómo este libro es una de las búsquedas de Google con la que más gente llega a este blog… y muchas veces por búsquedas del estilo “cronicas marcianas simbología” o “significado cronicas marcianas“… sospechoso. Inaudito tratándose de un libro… inaudito tratándose de ciencia-ficción…

    ¿Acaso ahora este libro es de lectura obligada de escuelas o de institutos?


  4. ********************************************

    ‘El País’ publica una interesantísima entrevista con el gran Ray Bradbury:

    “Palabra de Bradbury”

    ********************************************


  5. el fragmento, del personaje “Spender”…
    uno de mis favoritosm Bradbury, su prosa practicamente es incomparable…



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: