h1

Banda Sonora: ‘The Thin Red Line’ (1998), de Hans Zimmer.

8 febrero 2008

Una locura de evasión y sensaciones.

por Atreus.

PhotobucketEn esto de la música de cine, el caso de Hans Zimmer y toda su poblada cohorte de alumnos clónicos es uno de los motivos de mayores divergencias entre los aficionados. Fundador de la MediaVentures, empresa dedicada a la creación de música de cine en serie (especialmente cine de acción) como si de salchichas se tratara y foco de diseminación de dichos clones “mediaventureros” en el mundillo de las bandas sonoras (salvo honrosos casos como John Powell o Harry Gregson-Williams), Zimmer, tan amado como odiado, se ha mostrado capaz a lo largo de los últimos 10 años tanto de lo mejor, como de lo peor. Como ejemplo de lo último tenemos el más sangrante de todos: la banda sonora de la trilogía de Piratas del Caribe, un verdadero despropósito musical epicoide que aúna decibelios ensordecedores con melodías cargantes y anacrónicas. Sin embargo, cuando se atreve a desembarazarse de sus típicos sonidos facilones de sintetizador y consigue no plagiarse a sí mismo, Zimmer es también capaz de grandes bandas sonoras. Y dentro de todos los ejemplos que podríamos destacar, el trabajo que de verdad encumbra su carrera es The Thin Red Line, la banda sonora del peliculón extático de Terrence Malick La Delgada Línea Roja. Una banda sonora tan buena, tan tremendamente buena, que apenas suena a Zimmer.

Photobucket
Hans Zimmer, con tortícolis.

El cine de Terrence Malick es uno de los más particulares. En tan sólo 39 años ha rodado 5 (grandes) películas, y todas ellas se relacionan por aspectos temáticos comunes, entre ellos la búsqueda de la evasión a través de sus bellas imágenes, la profundidad psicológica y filosófica que emanan sus personajes o sus secuencias, y por penetrar como pocos cineastas en el alma de las personas y de la Naturaleza. Así, gran parte del mérito del compositor de origen alemán es el haber sido capaz de convertirse en el alma de Malick, haber captado la esencia más espiritual de la película y haber sabido expresarla por medio de un trabajo musical poético y brillante que, escuchado con las justas condiciones, es capaz de hacernos evadir.

Photobucket
Una de las escasas afotos conocidas de Terrence Malick.

El disco lo abre “The Coral Atoll” con un lento pero intenso crescendo de música de energía cuasi-religiosa, como si señalara el mismísimo acto de la Creación, para acto seguido volver a bajar el tono y dar paso a una secuencia melódica dominada por la tranquilidad mientras las imágenes de la película nos muestran ese Paraíso, esa Naturaleza bella y primigenia, que pronto será herida por el belicismo del Hombre. Tan pronto que, de hecho, sucede en el mismo tema en el momento en que aparece el tema asociado al personaje de Nick Nolte y la música adquiere una atmósfera primero amenazadora, y posteriormente nostálgica. Sensaciones que se extienden al siguiente tema, que comienza con un hipnotizante cántico solista.

Photobucket

Journey To The Line”, el corte tres del disco, marca no sólo la joya de la corona de la banda sonora, sino también la secuencia más recordada de la película: la de la conquista del campamento japonés por parte de los Aliados. Brutal y tremendo momento, para nada glorioso ni épico, en que la fusión de la música con las imágenes es de una intensidad que corta la respiración, pone los pelos de punta y, personalmente, saca las lágrimas. Una melodía que se repite creciendo en intensidad desde los acordes de cuerda más bajos a los más altos, hasta que a los tres minutos, literalmente, la composición explota con la entrada de las trompas.

Este tema se volvería tan famoso que Zimmer volvería a incidir en él en bandas sonoras menos inspiradas, a veces copiando su estructura repetida en crescendo, otras veces copiando casi la misma melodía. La segunda mitad del mismo tema, una vez terminado el desgarrador subidón, es un precioso adagio de cuerda en el que los violines alargan notas en una melodía etérea que muestra la calma después de la tormenta.

Photobucket

Le sigue “Light”, un tema tranquilo en el que los instrumentos de viento, sobre un ritmo marcado por un arpa, construyen una melodía que nos trae de nuevo las sensaciones de Paz apuntadas al principio de “The Coral Atoll”. Y a partir de la mitad las cuerdas toman dominio de la composición y vuelve la nostalgia, mientras en la película acompañamos al personaje de Ben Chaplin refugiándose en su propio mundo interior (los recuerdos de su amada).

Los tres siguientes temas conforman posiblemente la sección más oscura de la BSO, en los que las sensaciones de peligro y tensión son las dominantes, y a lo largo de los cuales escuchamos instrumentos tan variopintos como los tambores taiko, el extraño Cosmic Beam, que Jerry Goldsmith popularizó en una de sus mayores obras maestras, la BSO de Star Trek. La Película, y las flautas Shakuhachi, que James Horner utiliza en tantas y tantas de sus composiciones. A continuación, los temas 8 y 9, “The Village” y “Silence”, señalan el emotivo fin musical de la obra, rescatando a lo largo de once minutos algunos de los temas (entre ellos del de “Journey to the Line”) y dejando que la música fluya liberando nostalgia pero también acabando con una sensación de Paz espiritual. Y a modo de epílogo: “God U Tekem Laef Blong Mi” (¿ein?), uno de los cánticos polinesios que suenan en el filme, al que la orquesta se le va sumando poco a poco.

Photobucket

Desembarazándose de sus típicos sintetizadores marca-de-la-casa para optar por las siempre portentosas cualidades de una orquesta, y dejando su música fluir según el propio ritmo de la película sin caer en el uso de fanfarrias pegadizas, Zimmer creó la obra que mejor se asimila con las imágenes y la que mejor consigue expresar los sentimientos que transmite una película de estas características.

PhotobucketPor ello, podemos decir alto y claro que The Thin Red Line es la Obra Maestra de Hans Zimmer. Pero es más que preocupante la TREMENDA cantidad de música que no ha sido editada, entre ella la versión orquestal de otro de los cánticos polinesios, que el compositor convierte en un bellísimo tema asociado al personaje de Jim Caviezel. Y lo que más jode es que Zimmer bien podía haber aprovechado el espacio en introducir una selección mayor de esas, al menos, cuatro horas de música que compuso, en lugar de meter el último corte, “Sit Back And Relax”, una composición “new-age” que no aparece en la película ni está compuesta por Zimmer, y desentona totalmente con el resto del disco.

Así pues, a la espera de que algún día los dioses de Kobol nos agracien con un segundo disco con más música inédita de esta grandiosa película, la recomendación está hecha. Dadle al play de vuestros reproductores, sentaos, relajaos, y dejaos llevar.

Edita: BMG.

Anuncios

5 comentarios

  1. Felicidades por la Web! un gran trabajo! y esta entrada se nota que se hizo con ganas!

    Espero que andeis bien y no tengáis problemas! cuando termine todo esto volveré!…la clama que precede a la tormenta….

    Mimitos para todos!

    PD:De momento bajo la OST si tal ya la comprare!…


  2. ¡Gracias Cronos! Después de tanto tiempo sin saber nada de tí me alegro de que te hayas pasado por aquí, y espero que no sea la última. Por cierto, ¿qué coño te ha pasao? Has cambiado… PONES TILDES!!

    Acerca de la banda sonora en cuestión, sé que te gustará porque ya tienes una buena base. Hay que escucharlo como haríamos con los mejores y primeros discos de Mike Oldfield… relajarnos, ponernos los auriculares, y dejar que la música y la instrumentación nos envuelvan.

    ¡Pero recuerda ver también la obra maestra de película! Especialmente para captar mejor su sentido musical.

    Mimitoxxx.


  3. LA ULTIMA PELICULA DE LA TRILOGIA (FIN DEL MUNDO) LA BANDA SONORA ES SUBLIME…Y NO HABLEMOS DEL EXTASIS DE BATMAN BEGINS…(RECONOZCO QUE LAS DOS PRIMERAS DE LA TRILOGIA SON UNA BIRRIA…PERO LA ULTIMA DEL FIN DEL MUNDO …OH LA ULTIMA


  4. A Zimmer, como a todos los genios, se le quiere o no se le quiere, pero con éste trabajo (obra maestra, si señor), solo puede ocurrir lo primero.

    Ya antes de ver el film me pareció una B.S.O. de 10, pero tras verlo, subiría la calificación al cum laude. Hay escenas que ponen los pelos de punta por esa compenetración que existe con la música, convirtiéndola casi en poesía en movimiento.

    Los mejores tracks son el 2,3 y 4. Del mítico “Journey to the line”, poco que decir. Si acaso, que todo aquel que pueda vuelve a ver la escena repetida (esa cámara subjetiva que avanza hasta arrasar con el poblado nipón es de lo mejor que he visto en cine). Pero para mí la mejor pista no es esa, sino la 4: “Light”, que me hechizó por su suave pero preciosa melodía, logrando una sensibilidad que firmaría el mejor Morricone.

    Discrepo en que éste trabajo haya sido el que encumbró a Zimmer: para mí esos fueron “Rainman” de 1989¿? (la primera b.s.o. comercial), “The Lion King” en 1995 (la que le dio su única estatuilla), y “Gladiator” en 2000 (la más comercial). Pero si estoy de acuerdo en qué con “The Thin Red Line alcanzó su nivel máximo, que bajo mi punto de vista solo ha igualado con las composiciones de “The Last Samurai”, “Pearl Harbor” y “The King Arthur” (poco valorada ésta última).


  5. Gracias por tu interesante comentario, JR. Comparto tu opinión acerca de esta obra maestra de score.

    Eso sí, aclaro que cuando refiero que esta es la obra que lo encumbró lo digo en cuanto a la calidad, y no al clamor popular (donde gana su Gladiator, supongo, y muchas otras de escasa creatividad).

    Por cierto, el score de The Last Samurai no me gusta porque lo considero sin ir más lejos una especie de copia del que nos atañe. Tanto le debe a Thin Red Line que creo recordar que hay momentos musicales casi idénticos…

    Saludos!



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: