h1

Viendo… ‘Muerte de un Presidente’ (‘Death of a President’; 2006), de Gabriel Range.

3 diciembre 2007

por Zinho.

Dirección: Gabriel Range.
Guión: Simon Finch y Gabriel Range.
Producción: Simon Finch y Eg Guirney.
Música: Richard Harvey.
Fotografía: Graham Smith.
Intérpretes: Hend Ayoub, Brian Boland, Becky Ann Baker, etc.

death-of-a-president.jpgDeath of a President es un falso documental. Un falso documental es, como la propia definición dice, una película de ficción rodada de manera que se identifique con un documental. En el caso de esta pinícula que hoy analizo, la realidad es un poco incogruente, ya que no ha ocurrido. Pero es más acojonante, puesto que no deja de ser contado como un documental realista y apabullante. Acompañando la narración de los testigos y afectados, Death of a President narra los ficticios hechos acaecidos en Chicago el 17 de Octubre: el día que asesinaron a George W. Bush.

Vamos con la crítica:

En la pequeña y sugerente historia de los documentales falsos hay verdaderas joyas basadas en la originalidad y el talento, pero usualmente fraguadas en bajos presupuestos que lejos de entorpecer, muchas veces agrandan la historia, sus contenidos y sus intenciones. La mayoría de estos “mockumentarys” se basan en ideas o personajes ficticios a los que intentan hacer pasar por reales, muchas veces con excelentísimos resultados. Hacer un documental partiendo de la base de que lo que vas a contar es mentira es muy complicado. Eso de partida. No sólo por el hecho de que la documentación tiene que fundirse entre realidad falseada, tomando imágenes del mundo real y cambiándolas, y realidad recreada, rodando lo que se quiere hacer pasar por real. Pero si a un documental falso le unes una producción inmejorable, una edición abrumadora y sobre todo, una visión escalofriantemente actual y lógica, el resultado se alza inmejorablemente, tanto que al acabar la película un ruego casi instintivo e insultante te asalta la cabeza: “Por favor, que no se muera George W. Bush siendo presidente”.

El 17 de Octubre de 2007 el presidente Bush visita Chicago para dar una conferencia. Será en el Hotel Sheraton. Ese día hay miles de manifestantes anti Bush patrullando las calles con odio y ganas de gresca. Ese día, tras la conferencia, es asesinado. La secretaria del presidente, el jefe de seguridad y uno de sus guardaespaldas nos narran esas horas del día que cambiará el país. Ellos no son los únicos que relatan los hechos a cámara. Un jefe del FBI, de la prensa, un experto en balística y algunas afectados y sospechosos colaterales intentan desenmarañar, a lo largo de 84 minutos, un asesinato que no diré ni cuando ni cómo sucede en la película. Es mejor que ante eso uno vaya virgen, por que a partir de ahí se abre una investigación que no se resolverá hasta los últimos minutos de la película, incluso a sabiendas de que hemos visto testimonios muy esclarecedores.

Hay que constatar que estamos ante una película de ficción, por mucho que el formato dado sea el del documental. Y, como película dramática, estamos ante una excelente demostración de pulso narrativo, dirección de actores y edición inmejorable. Las imágenes se muestran con una solidez y soltura que es difícil adivinar qué imagen es real, y qué imagen es ficticia y rodada para la película. Atentos por ejemplo al funeral de estado, absolutamente asombroso.

Su director, Gabriel Range, lleva el ritmo de la película a una velocidad tan endiablada que apenas te da tiempo de mirar el reloj antes de que la peli ya haya finalizado. Estaría muy bien ver a este hombre con un guión convencional en las manos. Aunque el guión de Death of a President, en una lectura más allá de su producción, es un libreto muy cinematográfico, con giros argumentales y personajes muy bien escritos y estructurados.

Cierto es que hay varios defectos en la falsificación de fotografías y en algunos efectos digitales, aunque no deja de ser una película con un presupuesto medio-bajo que ha sabido aprovechar cada céntimo para crear una probabilidad aterradoramente real. Es precisamente eso lo que más me llamó la atención. La película crea en tí un estado de angustia real, no por el asesinato en si ni mucho menos, sino por sus consecuencias absolutas y fatales. En ese punto radica la grandeza de Death of a President. El falso documental intenta ser muy fiel a las más que probables consecuencias que generaría en un gobierno americano como el actual el asesinato de Bush, tanto en las investigaciones como en las decisiones gubernamentales. Y es con esa fidelidad inventada como nos acojona. Malas acciones y malas decisiones que ya hemos visto se repiten sabiendo ahora que pueden ser más que reales, y como acabo de decir, esa crudeza y veracidad es lo que acojona.

He oído y leído muchas críticas apuntando la absoluta imposibilidad de que un asesinato así ocurra como ocurre hoy día. Que es fantasiosa e increíble. Lo he dicho un poco más arriba: esta es una película ficticia, más allá de alabarla en su recreación de falso documental. Y como tal, como ficción, comete fallos y suposiciones que pueden errar o no, pero son legítimas si intentas contar una historia sólida. Y esta lo es.

Y además, la realidad supera a la ficción. Siempre.

Más allá de esto, la banda sonora quizás peca de grandilocuente y melódica en exceso, si contamos con que intenta ser el score de un documental. Aún así, no deja de ser, en verdad, el score de una película, y como tal es muy potente y destaca precisamente en sus melodías, bellas y dramáticas.

En conclusión, una película excelente que en ningún momento aburre y que somete al espectador a un proceso de imaginación (¿quién lo hizo y por qué?) y suposición. Difícil de conseguir por medios legales, aunque siempre está bien intentarlo, y como última opción hasta podéis echar mano de, no sé, Cometas o Mulas que os ayuden. También hay otros sitios interesantes… 😉

Sea donde sea, disfrutadla. Merece la pena.

MOLÓMETRO: 8

P.D: Si la habéis visto, dejad vuestra crítica en los comentarios, lechones!!

Anuncios

2 comentarios

  1. Ya la he visto, me rondaba verla desde hacía un tiempo y ya me he acordado al ver el comentario. En general me ha gustado bastante; me parece un buen planteamiento, está bien contada y a veces te olvidas de que es un falso documental. Me ha gustado lo trabajada que está la selección de escenas, con las diferentes calidades de vídeo según sea las entrevistas, las ruedas de prensa, las imágenes en “directo”, etc. En contra está el hecho de que quizá esté excesivamente dramatizada alguna parte, lo que se nota en la banda sonora y al darle a la trama un enfoque de narrador que oculta información para mostrarla después y dar un giro argumental (aunque esto es algo que a menudo hacen también algunos documentales).

    En general muy maja; y vosotros también 😉


  2. Cada vez me están entrando más ganas de verla. Ví el otro día en la tv que, respondiendo a donde Zinho dice “difícil de conseguir por medios legales”, ya la han estrenado ahí en España. Tenéis suerte.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: