h1

Viendo… ‘Munich’ (2005), de Steven Spielberg.

29 noviembre 2007

por Pablorjeitor.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket1972. Algunos miembros del grupo radical islámico Septiembre Negro, protagonizan el que sería, por desgracia, el primer atentado retransmitido por televisión. Once miembros del equipo olímpico y judíos son secuestrados, muriendo dos en el primer asalto de los terroristas. Estos piden la excarcelación de 234 presos palestinos que se encuentran en el Estado de Israel, y también Alemania. No existen negociaciones, e Israel ofrece fuerzas especiales a Alemania, la cual se niega a pesar que no tiene hombres preparados para tales asuntos. Ya en el aeropuerto, y en tan solo una hora, mueren 5 miembros de Septiembre Negro, un policía alemán y los nueve deportistas restantes. La 1ª ministra israelí Golda Meir, ve esto como una gran ofensa a su pueblo, y contacta con el servicio secreto conocido como Mossad, para eliminar a los implicados musulmanes mediante una operación que se conoció como La Ira de Dios.

Basándose en estos desagradables hechos, Spielberg da su interpretación a través de la película de título homónimo, teniendo como “pistoletazo de salida” el comienzo del atentado, sin basarse la historia en estos hechos directamente, sino que lo hace a través de unos flashbacks que fascinantemente nos cuentan lo sucedido, aunque en este caso la historia de la película es otra (eso si, siempre ligadas ambas por las mismas circunstancias).

Y tras el comienzo, y visto cómo sucedió todo en un primer momento, entra en la historia el personaje de Eric Bana, que pertenece al servicio secreto israelí, y que es recibido por este y por Golda Meir para que ejecute la mortal venganza. Para ello, su operación no tiene fecha de límite, ni tampoco se le reconocerá ninguna relación con el gobierno de su país, tan solo quieren que cumplan la misión y para ello, le reúnen con un equipo de personas, 5 contando con Bana, para realizar esta cruel misión.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Esta historia se trata de una adaptación de la obra del escritor George Jonas. Desconozco como está escrita Munich en dicha versión libro, pero tal como la narra con su cámara Spielberg, estamos posiblemente ante una de las películas más increíbles del autor, además de la más osada. Hay razones para decirlo, pues de la facturación del film por su parte, sólo obtendremos una gran dirección, soberbia y sin fallos, con la que se demuestran conceptos tan geniales como la asombrosa capacidad de Spielberg de aprovechar hasta el milímetro minúsculos espacios donde no deja de enseñarte, relatarte y hacer que el corazón se te vaya por la boca de lo bien que lo dirige todo. Steven aboga por una narración que convierte la película en dos mundos, y a lo que le ayuda su magnífico fotógrafo Janusz Kaminski. Estos dos mundos serían, por un lado, la 1ª parte de la película, que es un mundo de luz pálida y melancólica donde se comienzan a desarrollar los hechos, y la 2ª parte, en mi opinión más interesante, llena de sombras y oscuridad, que deja caer como acontecerán los duros hechos hasta su irónico final.

Hay que decir que Janusz Kaminski no sólo da a la narración de Spielberg una manera de maquillarla, sino que su fotografía es casi un personaje más de la película (siempre visto desde un punto de vista cuasi-filosófico), pues esta es un preludio de muchas cosas. Por dar ejemplos, tenemos por un lado los ambientes creados, que pueden ser iluminados pálidamente y con luces ligeras (observad la reunión de Golda Meir con el Mossad); y por otro lado, la luz ayuda también a reflejar el agobio de las situaciones o de los propios personajes (ved cómo evoluciona el carácter de Eric Bana, y como a su depresión le acompaña esa oscuridad cada vez más latente).

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Tenemos un guión sólido, sin fisuras, escrito por Tony Kushner y Eric Roth. Lo digo porque la historia, a pesar de contener bastantes datos (y también gracias a la… tengo que decirlo… espectacular dirección de Spielberg), engancha mucho al espectador, que ve cómo los hechos trágicos contados en los flashbacks (los cuales son como los puntos y aparte de la estructura de la película) no empañan el eje central de la misma, la misión de Eric Bana, ni tampoco dejamos de tener momentos de cierta gracia, sobre todo en las conversaciones del grupo cuando no están ejecutando sus acciones. Lo bueno es que, gracias al guión y a su director, sabemos perfectamente el dónde, cuándo, cómo, por qué de los personajes y la acción, que es lo primero, en mi opinión, que tiene que hacer una película: ayudar a no perderte.

Pasando a los actores, Eric Bana, está indiscutiblemente genial, sobre todo por la bien conseguida evolución del personaje, desde el comienzo hasta al final del film, dándole un cáliz más humano a una persona que, en el fondo, no es más que una marioneta que actúa como verdugo. Está rodeado por un plantel de actores donde hay caras conocidas, tales como Daniel “el mejor 007” Craig, o Geoffrey Rush, impecable como siempre. Hay caras semiconocidas como Mathew Kassovitz (no olvidéis ver su película El Odio) o Valeria Tasche Bruneschi, también directora y actriz, además de hermana de la músico Carla Bruni. El resto del reparto, aunque mayormente es desconocido, dispone de una calidad de actuación que asusta, mención especial para Golda Meir (Lynn Cohen), que da miedo oírla hablar, te crees que es ministra en realidad, y también Papa (Michael Londsdale), el jefe de una organización antisistema, que puede recordar mucho a personajes como el del Padrino de Brando.

Ante tanta compenetración, tan sólo faltaba el maestro de ceremonias, que no es otro que John Williams, con su nosecuantos banda sonora que, “para variar”, está muy bien y da viveza al cine de Spielberg, acordándonos a veces mucho más de sus películas por la música que por el film en sí. No por falta de calidad de los mismos, sino por su facilidad para crear melodías inolvidables.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Ya llegado a este punto, muchos cinéfilos empedernidos pensarán que el cine de Spielberg no es para tanto, y vaya, yo soy una de esas personas, pero también sé reconocer cuando alguien lo hace bien, y aquí Steven está mucho más que bien. E iré más allá diciendo que películas como Always, La Terminal, La Guerra de los Mundos me parecen malas, incluso creo que a veces es un hortera insoportable como ocurre con E.T. o Hook, pero por otro lado en los últimos 15 años lleva películas de la talla de Salvar al Soldado Ryan, La lista de Schindler, Atrápame si Puedes, etc, auténticas obras de arte en algunos casos y que envejecerán mucho mejor que otras tan recomendadas por algunos críticos y que están ultraoscarizadas, tales casos como Una Mente Maravillosa o, a mi parecer, la por fortuna olvidada Shakespeare in Love.

Tampoco se puede tachar a Spielberg de partidista como ocurría en La lista de Schindler, ya que Spielberg se convierte en un espectador más, y está vez tiene más hombría que nadie dejando a su pueblo y a los terrorista a la altura del betún, ganándose el odio de judíos y palestinos, lo cual le convierte en alguien valiente. Además, para demostrar su cambio de actitud, tenemos para mi la escena más atrevida que he visto en una peli de Spielberg, como es la escena que tienen Eric Bana y su mujer casi al final de la película.

Sólo deciros, muy sinceramente, que no dejéis de ver esta película de ningún modo. Aunque odiéis a Spielberg; no hagáis lo mismo que hice yo con Alfonso Cuarón, que después de vomitar con La Princesita, y Harry Potter nosecuantos, me comí mis palabras con el 10 que es Hijos de los Hombres. Bueno, que básicamente: ¡¡no os quedéis sin Munich!!.

Lo peor: que ese día llovía.
Lo mejor: los actores, la música, el guión, la fotografía, la banda sonora, el montaje, la producción, la tía que reparte los cafés y… sobre todo, Steven Spielberg.

Anuncios

12 comentarios

  1. Bueeeeno, si tu lo dices intentaré verla. La verdad es que en su momento deje pasar esta película por prejuicios, motivados, como tu dices por mi falta de aficción por el cine de Spielberg (con honrosas excepciones, claro). Me esperaba un producto insoportablemente maniqueo, pero tu reseña me ha despertado la curiosidad.


  2. Hola Juan.

    Qué otras películas de Spielberg considerarías, como has dicho, insoportablemente maniqueas? Sería interesante abrir un debate sobre esto.

    Saludos.


  3. Hola Guillermo

    Cuando me refería al maniqueismo de ciertas películas de Spielberg, tenía en mente “Amistad” con su vision reduccionista y carentte de matices sobre el tema de la esclavitud en los Estados Unidos (además de flagrantes errores históricos como situar como reina de España a una Isabel II, que en esos momentos era una niña)

    También añadiría el manido enfoque de “Salvar al soldado Ryan”, que vuelve a sugerir la idea de “el sacrificio de EE UU salvó a Europa en la Segunda Guerra Mundial”

    Saludos


  4. Y el maniqueismo de la que es una gran película, pero que es ampliamente partidista como La lista de Schindler, que aunque es una obra maestra, parece que s no hubo entre los judios ningún traidor, cuando según testimonios y otras películas (vease La Zona Gris), la gente en la guerra no es tan considerada una con otra, sino que lucha por sobrevivir. Además Schindler, ni salvo a tantos, ni era tan “buenazo”. Salvar al Soldado Ryan no estoy de acuerdo en que sea maniqueista, porque en ningún momento te dan a entender que son los mejores. Tan solo se trata de un ejército, y resulta que es americano, pero no creo que eso sea maniqueo.
    Además se pasó parte de los 80 haciendo pelis, en mi opinión, que parecían todas rociadas de caramelo, vease ET : Hola, tengo M&M y tu los sigues para que seamos colegas y volemos en bicicleta. O la mala Hook, que si no fuera por los protas otro gallo cantaría.
    En fin, muchas veces es muy, pero muy hortera, exceptuando cuando hace cine de verdad sin niñeces: Tiburón, El Diablo sobre Ruedas, Encuentros, Munich etc…
    Y sigo diciendo que no quiero hablar de Always, que espero que esté descatalogada para “always”.


  5. kiero decir “never”, perdón.


  6. no ke va, espero que la descatalogen para siempre.


  7. Bueno, rectifico con Hook, que me sigue pareciendo mala, pero no es de los 80. Es de los 90.


  8. Pero es que, amigos, no veo el problema en que el cine sea también PARCIAL. Ya sabéis que siempre que se tratan estos temas, se acaba por sacar a flote la figura de Lennie Riffenstahl (¿se escribe asín?). ¿La consideraríamos a ella como un despojo cinematográfico por su obvio partidismo?

    De todas formas, es común el confundir las intenciones de los directores (Spielberg, en este caso) con las de sus GUIONISTAS, además que siempre he estado en contra de cualquier argumento sobre lo maniqueo que es Spielberg cuando lo que él ha buscado SIEMPRE es el lado más HUMANO de todas sus historias (excepto en Indy, claro, pero porque ahí los malos son villanos de serial).

    En el caso de Amistad, no obstante, estoy de acuerdo con Juan, pero por la sencilla razón de que los maniqueísmos de su guionista se fundamentan en métodos estúpidos e infantiles como, por poner un ejemplo actual, Elizabeth: La Edad De Oro. Aunque debemos recordar todos que Spielberg tan sólo la dirigió para contarles a sus hijos adoptivos afroamericanos un poco de la historia de sus antepasados.

    En lo que no estoy para nada de acuerdo es en lo de Salvar Al Soldado Ryan, que es una de las películas más humanas que hay dentro del cine bélico.

    Y sobre La Lista de Schindler, andamos en terreno resbaladizo por varios motivos: primero porque, para empezar, está basada en una novela titulada El Arca de Schindler, que no he leído pero que sería interesante conocer su tratamiento de la historia. Y segundo porque dudo que Spielberg y su guionista hubieran querido escribir un libro de historia, sino un film… ¿No?

    Sí, la figura de Schindler está sobredramatizada… al igual que la de por ejemplo C.F. Kane en relación con el magnate en que Orson Welles, secreta y cabronamente se inspiró. Pero no creo que importe. Spielberg no está queriendo hacer de la figura de ese hombre un santo, ni siquiera se centra en su vida desde que nació hasta que murió… sino que se centra en realizar uno de los más bonitos HOMENAJES a la supervivencia del Ser Humano durante el mayor genocidio de nuestra historia.

    ¡O algo!

    Abrazos a los dos.


  9. No creo que una visión partidista implique que una película sea mala. Por ejemplo estopy de acuerdo con lo dicho por Pablo sobre “La lista..” o con lo que tu dices sobre Leni Riefenstahl. Otro ejemplo sería Ken Loach que ha realizado buenas películas resultando partidista (es mi impresión).

    Pero lo que discutíamos es si en algunas películas de Spielberg hay maniqueísmo (no si esto las convierte en malas películas). Y a mi me parece que en algunas si lo hay.


  10. Y por cierto, ya que vemos que tenemos tan claros los conceptos, la cuestión es cuando algunos GUIONISTAS, escriben malas historias, y además a alguién se le olvida darle otro RITMO NARRATIVO, que según sé es cosa del DIRECTOR, el cual es SPIELBERG, de quién hablais mucho de planificación, solo hay que ver lo bien planificada que está Hook. Y una cosa es ser partidista, como dice Juan de Ken Loach, y otra es ser maniqueista, que consiste en dar a todas tus películas una falsa moralidad. Que ciudadano Kane es exagerada en su personaje principal, de acuerdo. Aún tiene que hacer Speilberg una peli así, que lo dudo, y no me cites La lista de Schindler, porque no es rival. Y, como película, cierto La lista es una obra maestra, pero siempre existe algo que este hombre deja de rematar en todas, porque no significa que uno sea friki como Speilberg o Lucas, a que tengamos que esperar aque cumpla 60 para que sus pelis sean para gente con màs de 12 años de edad.
    Tiene pelis increibles, pero otras…. bufff…. por eso para mi siempre será bueno, pero para ser la ostia, hay que jugar en otro nivel.


  11. Abrazos para vosotros también. Ya voy pa casita!!!! jurl!!!


  12. No recuerdo que ‘Hook’ esté mal planificada, principalmente porque hace muchos años que no la veo. ‘Parque Jurásico’ sí, que es un poco desastre en este sentido, eso es verdad.
    Muy bien. Tenemos dos. Tres a lo sumo, si me dices otra de esas que son una mierda como ‘Always’, y no porque lo esté sino porque esta tampoco la recuerdo.
    Vale. Tenemos tres.
    Estoooo… ¿y cuál es el número de películas de Spielberg?

    Y ¿qué es eso de falsa moralidad? Ahí sí que no te pillo…

    Abrazos fuertes.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: